Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de teatro

Las apariciones de Nuria Espert

«Incendios»

teatre principal

De Wajdi Mouawad. Int. Nuria Espert, Laia Marull, Ramón Barea, Álex García, Carlota Olcina, Edu Soto, Alberto Iglesias, Lucía Barrado, Germán Torres. Dirección: Mario Gas.

Antes que nada, quisiera resaltar los momentos en que Nuria Espert entra en escena, pero no solo para valorar este hecho de manera independiente, sino para elogiar la totalidad, ya que las apariciones de la veterana actriz redondean un imponente trabajo escénico. Una lección de teatro. Del impresionante texto de Wajdi Mouawad me ha interesado, en especial, la recuperación que se realiza de la tragedia, desde un sentido contemporáneo. Me gusta, me encanta que el autor canadiense rompa claramente con la afirmación de George Steiner y su defensa de la «muerte de la tragedia». Esta vive del mismo modo que vive la barbarie en nuestro tiempo. Y eso es lo que expresa esta obra desde la lucidez crítica. Hay en ella revelación y rebelión. Luz ante cualquier falseamiento de la historia.

Y no voy contar la trama, inspirada en la Guerra del Líbano, sino expresar la emoción que produce la reconstrucción de un gran teatro, en el que no basta que se digan cosas (tampoco el olvido de decirlas, como es habitual en nuestra era del vacío), sino mostrar los conflictos, las dificultades, para integrarlas en una perspectiva realmente humana, con sus claroscuros. La obra es apasionante, audaz, dura, poética€ Sobre todo la segunda parte. Un shock bien expresado por la sabia y expresiva puesta en escena de Mario Gas. Con este trabajo le veo más atrevido, con más impulsos rompedores que los que suele hacer en su habitual moderada perfección (en ello incluyo la escenografía, la banda sonora€ Todo). La interpretación, en general, es de altura, y la presencia de Nuria Espert es tan radioactiva como el plutonio: rompe la barrera de sus registros, la barrera del sonido y de la gestualidad. Dramática belleza. El montaje comunica, trasmite, inquieta, y, de paso, ofrece una tormenta de ideas. Le ha venido bien este incendio (tómese, sí, como una metáfora) al Principal para reencontrar su sentido. Que siga así.

Compartir el artículo

stats