30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica musical

Nacionalismos musicales

Admirable sesión de cámara la protagonizada por el Trio Petrof para la SFV. Formado por tres excelentes músicos de la Republica Checa, se les pudo escuchar el primer Mendelssohn de la temporada: el Trío en re menor 0p.49, una pieza exigente que ellos expusieron con absoluto conocimiento y delicado respeto por la partitura. Su complicidad quedó de manifiesto en los 4 movimientos de la obra permitiendo el completo lucimiento de los tres instrumentistas: desde el juego diferenciado y cristalino de Schulmeisterova al piano, - magistral tambien en el uso del pedal-, hasta la nobleza de sonido de Schulmeister al violín y la precisión rítmica de Zvak al cello. En especial, cautivó el Andante con moto tranquillo, diseñado con inspiración, delicadeza y gracia. Fue un Mendelssohn diferente y sutil.

El nacionalismo en música encuentra sus primeros defensores a mediados del XIX dilatándose en los siguientes 100 años. Su compatriota Dvorak fue uno de los primeros en incorporar elementos autóctonos en sus obras, y de él interpretaron, con autoridad y potestad, su Danza eslava nº 2 Op.46, en una versión viva y danzante que no por escuchada habitualmente, sorprendiera menos. Bela Bartok fue otro defensor a ultranza del folklore de Hungría y los Balcanes y así lo refrendó en muchas de sus páginas. Las Seis danzas rumanas fueron matizadas con ímpetu y brío por los Petrof sin perder el poder de evocación de aquellas latitudes.

La música de Astor Piazzolla, escrita en pleno siglo XX, puede tambien contemplarse como nacionalista puesto que integra caracteres propios de su país como son el tango o la milonga. El último movimiento de sus Cuatro estaciones ( Invierno porteño) demostró la capacidad de adaptación de los músicos checos para con los pentagramas del músico austral, de quien ahora se cumplen los 25 años de su muerte. Su interpretación fue fluida y sin ambages, encantando literalmente a los asistentes.

El concierto había comenzado con otra obra de repertorio del fecundo Haydn, el Cuarteto en Sol Mayor que incluye el famoso y muy escuchado Rondo all'Ongarese, en el que compositor aplica su mejor toque húngaro y del que los Petrof extrajeron una sui generis esencia «nacionalista». Toda una excelente embajada de su país.

Compartir el artículo

stats