30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De música callejera por la India

El guitarrista valenciano Borja Catanesi es sorprendido por la alerta sanitaria en el país hindú, donde se encuentra de gira con "Road Echoes" - El músico es el "Mejor artista callejero del mundo" de los Universal Street Games de Estados Unidos

De música callejera por la India

De música callejera por la India

Hace dos meses que salió de València para emprender un nuevo camino hacia la India, país al que miles de extranjeros se ven atraídos por su cultura y su estilo de vida. El valenciano Borja Catanesi no era una excepción. «Esta tierra tiene una energía especial», reconoce el joven, quien fue proclamado «Mejor artista callejero del mundo» por los Universal Street Games de Estados Unidos. Ahora permanece en confinamiento en un hostal de Pushkar, al norte de la India, muy cerca de Nueva Delhi. La pandemia le ha pillado en plena gira. «Mi intención era estar dos meses y medio en el país. Aunque aún me faltaría un tiempo más aquí, lo cierto es que me gustaría volver», confiesa el valenciano. Hace tan solo cinco días que el Gobierno indio decretó el confinamiento, una medida adoptada en España hace casi dos semanas. Aunque en India se vive de otra manera. «Temo que haya problemas de abastecimiento. Hoy, por ejemplo, no quedaban huevos y no sé si habrá mañana».

Catanesi emprendió su viaje junto a otros amigos músicos. Sin embargo, hace un mes que decidieron seguir por separado. Ahora, en pleno confinamiento, la mejor amiga es la guitarra. «Tengo mucha suerte de haber dado con este hostal, ya que estoy tocando mucha música junto a un percusionista portugués», asegura. Actualmente, el joven se encuentra en conversaciones con la embajada española para volver a València. «Pushkar es una de las ciudades de la India con más españoles. La embajada nos ha dicho que probablemente podremos volver en dos semanas». Según Catanesi, del país ya han salido aviones con turistas rusos, alemanes e israelíes.

Para este guitarrista, enfrentarse al público indio ha sido todo un desafío. «Hay choques culturales muy grandes. Por ejemplo, aquí no existe la cultura del aplauso», explica entre risas. «La gente se entusiasma muy rápidamente con la música en directo, ya que es muy valorada. Los jóvenes tienen mucha inquietud por tocar instrumentos y la gente acoge a cualquier músico como un fenómeno popular». Catanesi dice que no tiene ninguna duda en que el viaje afectará a su manera de hacer música. «India es un país que te hace entender la realidad del mundo y donde aprendes que la música es el único lenguaje que necesitas para comunicarte con el resto. Es un idioma universal», asegura. Hasta ahora, Catanesi ha pasado por ciudades como Delhi, Benarés, Bangalore, Goa, agra, Jaipur, Udaipur y Pushkar.

«Silent busking»

Este joven saltó a la fama por sus actuaciones en directo en la ciudad de València. La plaza del Ayuntamiento, la plaza de toros o la plaza de Los Pinazos eran algunos de los puntos preferidos por el músico. Sus improvisaciones a la guitarra, con ritmos funk, reggae y blues, le valieron el aplauso del público dentro y fuera de las redes sociales, donde acumula casi 120.000 seguidores. Aunque no lo tuvo nada fácil, sobre todo en València, donde fue multado hasta en dos ocasiones por la policía. Algo que no le ha ocurrido en el resto de ciudades. Pues a sus 24 años ya se ha recorrido buena parte de Europa, tocando en las calles de Holanda, Alemania, Austria, Polonia, Letonia, Lituania, Estonia, Suecia, Dinamarca, Croacia o Italia. Ante el riesgo que suponía tocar en València, Catanesi ideó una iniciativa. Puso a disposición del público cascos para escuchar su actuación. Lo llamó «silent busking». El truco tuvo repercusión nacional.

Después de su gira europea, a raíz de la publicación de su primer álbum de estudio Road Echoes, el guitarrista viajó a la India como paso previo a otro gran salto: México. Sin embargo, la alarma sanitaria ha obligado a poner en pausa sus planes. Aunque Borja duda mucho que permanezca sin viajar mucho tiempo. Según él, con toda probabilidad, volverá a pisar pronto los países centroeuropeos, donde ya es un ciudadano más.

Compartir el artículo

stats