Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sale a subasta un cuadro de Espinosa por 18.000 euros

El Museo de Bellas Artes de València descarta pujar por la obra, que se pondrá la venta mañana en Madrid

«Virgen con el Niño», de José Jacinto de Espinosa. | LEVANTE-EMV

«Virgen con el Niño», de José Jacinto de Espinosa. | LEVANTE-EMV

La casa de subastas Ansorena subasta mañana en Madrid el cuadro Virgen con el niño del pintor valenciano José Jacinto de Espinosa (Cocentaina, 1600-València, 1667) por 18.000 euros.

El lienzo, con unas dimensiones de 147x110 centímetros, muestra a la Virgen María con el Niño Jesús en brazos, rodeados ambos de querubines. La Virgen viste ropas en colores tierra y oscuros. La casa de subastas señala que este óleo sobre lienzo está firmado y fechado en la parte inferior izquierda.

José Jacinto de Espinosa es uno de los artistas del Barroco con mayor presencia en el Museo de Bellas Artes de València que, sin embargo, como ha podido saber este periódico, no tiene intención de pujar por esta pieza. Hace unos meses la pinacoteca anunció que había adquirido una nueva obra de este pintor, Visión mística de San Bernardo, por 14.000 euros. Entonces, la Conselleria de Cultura justificaba esta compra en lo «decisivo» de ese cuadro en la trayectoria de Espinosa, uno de los artistas del siglo XVII «más reivindicados en el panorama nacional».

La muerte de Ribalta (1628) convirtió a Espinosa desde joven en el dominador de la escena artística valenciana, donde trabajó para numerosos conventos y órdenes religiosas. «El gran número de encargos que recibió ha servido de fuente documental para el conocimiento de su biografía. El único periodo del que nos faltan noticias suyas es el comprendido entre 1640 y 1647, lo que ha dado pie a diversas especulaciones sobre viajes a Madrid y Sevilla», señalan estudios del Museo del Prado sobre el pintor valenciano.

Su formación se desarrolló junto a su padre, un pintor vallisoletano establecido a caballo entre Cocentaina y València, aunque el éxito de las obras de Ribalta dejaría una fuerte huella en él. El traslado de la familia a València debió de realizarse durante la infancia de Jerónimo Jacinto, seguramente hacia 1612, suponen los estudios. En ese mismo año se fecha su primera obra conocida, lo que da muestra de su precocidad. En 1616 aparece inscrito en el Colegio de Pintores de la ciudad, declarando que trabajaba con su padre desde hacía un año. En València desarrolló el resto de su trayectoria y vida.

Su extensa producción refleja la «escasa» evolución de su arte. Su pintura, como sus personajes, aparece como fuera del tiempo, detenida en composiciones solemnes y simétricas. Sus series monásticas son las que más se acercan a la obra de Zurbarán y, como en ésta, domina la verticalidad monumental de los religiosos, el minucioso reflejo de las telas y la intensidad y naturalismo de los rostros, como de iluminados.

Cuando en toda España los pintores se adherían a las fórmulas más plenamente barrocas, Espinosa aparece todavía estático en el más estricto tenebrismo, utilizando una fuerte luz dirigida que alumbra la escena con contrastes. Todo ello responde a la demanda de arte piadoso solicitada por la clientela local. Su ferviente naturalismo le capacitó, asimismo, para la realización de un buen número de vivos y analíticos retratos. Su trabajo en València hizo que ninguna obra llegara a las colecciones reales hasta los tiempos de Fernando VII.

Compartir el artículo

stats