Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Carlos añade a sus fondos 28 fotos originales donadas por la familia Jarque

Las instantáneas son de diferentes estilos creativos

Fotografía realizada
por Francesc Jarque.

Fotografía realizada por Francesc Jarque.

Francesc Jarque fue el primer fotógrafo que ingresó como Académico de Número por la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos (30 de noviembre de 1999). Murió hace cinco años pero la institución no poseía en sus fondos ninguna obra del artista. Hasta ahora.

Los herederos de Jarque Bayo han donado a la Académica 28 fotografías originales con las que la institución artística incrementa su colección de Imagen Contemporánea -de la que forman parte obras de José Ramón Cancer, Joaquín Collado, José Aleixandre y Joaquín Berchez-. Las obras recibidas, según pudo confirmar ayer Levante-EMV, son mayoritariamente de gran formato ya que el autor fue las que determinó para que, en su día, formaran parte de distintas exposiciones; obras que muestran sus diversos estilos creativos y van desde la crítica y denuncia social, hasta el reportaje y la creación estética.

«Jarque fue un fotógrafo necesario dentro de la historia de la fotografía valenciana, rompedor de moldes y transgresor», define su amigo fotógrafo y académico José Aleixandre. «Paco realizó una fusión entre las artes gráficas de la imprenta y la fotografía», ensalza el primer fotoperiodista que entró en la Academia de San Carlos. Aleixandre recuerda que Jarque decía que había heredado de su padre el amor por la fotografía y el diseño gráfico, así como su gusto por los espacios abiertos y la naturaleza.

Hijo predilecto de València, una parte del archivo fotográfico de Jarque, compuesto por más de 175 fotografías y 21.775 diapositivas, fue adquirido en 1997 por la Biblioteca Valenciana -se trataba de retratos, instantáneas del Corpus, la España rural y la España de la década de los sesenta, y diapositivas de otros países de diferentes años-. En ese momento, con Jarque en vida, lo entregó porque consideró que así se garantizaba «su conservación, organización, unidad y disponibilidad para el público estudioso».

Jarque nació en València en 1940 y en 1958 comenzó a trabajar en el laboratorio Maxim. En 1962 se incorporó a la agencia Publipress, para pasar de director del estudio gráfico a director de arte. En 1966, Jarque, el fotógrafo que contaba lo que veía, formó parte del grupo Estampa Popular, siendo el único fotógrafo entre artistas gráficos y pintores como Tomás Llorens (historiador, crítico de arte e ideólogo del grupo), Ana Peters, Martí Quinto, Eva Mus, Andreu Alfaro, Anzo, José María Gorrís, Fernando Calatayud, Rafael Solbes, Joan Antoni Toledo, Jordi Ballester, Manolo Valdés, Joan Cardells… Además, a lo largo de su trayectoria, Jarque impartió clases de Fotografía y Publicidad en las Escuela de Artes y Oficios de València.

Leer la realidad

Su extensa obra se ocupó de infinidad de aspectos de la cultura valenciana: la crítica social, el ámbito cultural, la arquitectura o las fiestas, convirtiéndose en una de las figuras que mejor fue capaz de reflejar los aspectos que trataba. Su obra exhalaba vida, entre otras cosas porque tenía una habilidad especial para encontrar petróleo fotográfico. Sabía leer la realidad que se le presentaba delante.

«La fotografía dentro del campo profesional me ha aportado una manera de vivir y poder comer y me ha permitido hacer locuras a las cuales les dedico tiempo, material y entusiasmo sin ningún rendimiento material. Los fotógrafos, y otros profesionales, tenemos una vanidad que nos obliga a mostrar aquello que hacemos y por el medio que más difusión tenga. ¿Modestia? No», explicaba Jarque en una entrevista en octubre de 2002.

Para Jarque la fotografía tenía un gran valor como transmisor de la memoria colectiva y por ello, dedicó su trabajo a dejar constancia documental de un gran abanico de espacios, momentos y situaciones de la sociedad valenciana y española como la València de los años 60 y 70 tratada de forma crítica y combativa, la cotidianidad de la España rural sujeta a costumbres tradicionales y fiestas populares como el Corpus o las Fallas

Durante su vida, el fotógrafo realizó medio centenar de exposiciones y publicó alrededor de 48 volúmenes de los que destacan: ‘El Corpus de Valencia’, con E. Llobregat (1978); ‘El País Valencià’, con Vicent Ventura (1978); ‘Valencia centro histórico’, con T. Simó (1983); ‘Las Observaciones de Cavanilles, 200 años después’, con J. Lacarra y X. Sánchez, (1995-1997) (4 vol.); y ‘Barrio del Carmen’, con M.A. Arazo (1986). Además, entre sus reconocimientos se hallan el Premio a la Libertad Expresiva de la Unión de Periodistas de Valencia (1981), el Premio Turia (1985) y el Premio Cavanilles (1988).

Jarque estaba sobre todo interesado en que el espectador pudiera sentir lo que estaba viendo. Buscaba capturar en una atmósfera completa.

Compartir el artículo

stats