Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La colección de Blasco que salía a subasta se llevará a su casa museo

La Generalitat solicitó al ministerio que impidiera su salida de España

Blasco Ibáñez en la terraza de su casa en la Malva-rosa donde ahora se encuentra su museo. | L-EMV

La colección de documentos de Vicente Blasco Ibáñez que ayer salió a subasta en Madrid será adquirida por el Estado a petición del Ayuntamiento de València por el precio de salida de 20.000 euros con el que se iniciaba la puja.

La venta del lote 350, que incluía 132 escritos (varios de ellos, a mano), borradores, cartas, telegramas, informes y fotografías relacionados con el escritor valenciano se inició a las 19.35 horas y no recibió ninguna oferta. Justo después de dar por cerrada la puja, el empleado encargado de conducir la subasta anunció que el Estado ejercía el derecho de tanteo.

Tal como ha podido saber este periódico, esta opción servirá para que el consistorio se quede con los documentos que había reunido el coleccionista Lorenzo Noguera y que había heredado su familia tras su muerte en 2019. La intención de la concejalía de Patrimonio Cultural que dirige Glòria Tello es que este material pase a formar parte de la exposición permanente de la Casa Museo Blasco Ibáñez en la Malva-rosa y por eso le había pedido al ministerio que ejerciera el derecho de tanteo en su representación.

El tanteo es un derecho de adquisición preferente que se puede ejercitar en la transmisión de bienes culturales y del que todas las administraciones pueden disfrutar. Sin embargo, el Estado tiene preferencia sobre los demás siempre que trate de adquirir bienes muebles para un museo, archivo o biblioteca de titularidad estatal.

La Administración General del Estado puede ejercer el derecho de tanteo mediante la comparecencia de un representante del Ministerio de Cultura en la subasta, el cual, en el momento en que se determine el precio de remate del bien subastado, manifiesta el propósito de hacer uso de este derecho, quedando en suspenso la adjudicación del bien.

Según fuentes municipales, el ayuntamiento había solicitado al ministerio que pujara por él hasta un precio determinado. Finalmente, la compra se hace por el coste mínimo posible de 20.000 euros.

«El gobierno de Joan Ribó vuelve a dignificar y situar en el lugar que se merece la figura de Blasco Ibáñez con la adquisición, por un precio ajustado al interés general, del lote de documentos que se subastaban en Madrid -señaló Tello tras terminar la subasta-. La discreción y el buen hacer del servicio de patrimonio histórico y artístico del ayuntamiento ha permitido realizar esta operación que ha comportado un trabajo intenso y profesional por parte de todo el equipo de la concejalía. Es una buena noticia para la ciudad que llega en un momento muy especial, como es la celebración del centenario de la última visita de Blasco Ibáñez a València».

Cabe recordar que, tal como recogía ayer este periódico, el Ministerio de Cultura ya había declarado «inexportable» el archivo de Blasco ibáñez que se subastaba ayer en Durán. Según ha podido saber Levante-EMV, fue la Generalitat la que instó al Gobierno a proteger de alguna forma los documentos e impedir que salieran de España.

Con esta declaración, el ministerio reconocía el valor patrimonial de los manuscritos, textos originales, borradores, cartas y demás documentos que forman parte de la colección que Lorenzo Noguera sacó entre los años 60 y 70 de Fontana Rosa, la villa francesa en la que Blasco Ibáñez residió durante los últimos años de su vida junto a su segunda esposa, Elena Ortúzar.

Es la Junta de Calificación, Evaluación y Exportación de Bienes Culturales, dependiente del Ministerio de Cultura la que realiza esta declaración que supone que no se deja salir del país un bien por considerarse que debe permanecer en España debido a su especial valor e interés para el patrimonio nacional. Para evitar que la colección saliera del país también podría haberse declarado Bien de Interés Cultural (BIC) algo que, al parecer, no se ha hecho en este caso por la urgencia ante la subasta.

El interés que despierta la figura de Blasco Ibáñez en países como Estados Unidos ha llevado al ministerio a tomar medidas para evitar el traslado de la colección. Cabe recordar que entre los documentos que forman parte del legado hay diversas cartas, telegramas e informes que tienen que ver con la carrera de Blasco en América y con la adaptación de sus novelas al cine. Una documentación que permite completar las carencias existentes en el estudio de esta etapa de la biografía del escritor.

Compartir el artículo

stats