Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gary Hill

"Si me tuviera que definir, diría que soy un artista del lenguaje"

"La gente está tan asombrada por la abundancia de imágenes que parecen estar perdiendo la capacidad de reflexionar y mediar"

El artista californiano en el IVAM. JM LÓPEZ

En el marco de la exposición «Imaginarios mecánicos y técnicos en la Colección del IVAM», el artista estadounidense Gary Hill (1951) impartió esta tarde una conferencia en la que compartió con el público sus reflexiones e investigaciones en torno a la imagen y al medio del vídeo, la fisicidad del lenguaje y la interactividad del espectador

¿Cuándo descubrió el potencial artístico del vídeo?

Durante bastante tiempo no me he considerado conectado con el «vídeo» o el «videoarte». Si tuviera que definirme a mí mismo de esa manera sería como un artista del lenguaje. Creo que hay un poderoso atractivo para los procesos cibernéticos electrónicos, incluido el vídeo y seguramente a través de la retroalimentación de sonido y vídeo en tiempo real, aún hay abundantes posibilidades.

¿Cómo influyeron sus inicios como escultor en esta pretensión de materializar lo inmaterial a través de imágenes y sonidos?

Veo el «vídeo» e incluso el «lenguaje» como esculturales. La mayor parte de mi trabajo termina por construirse de alguna manera, independientemente de los diversos elementos que se utilicen, incluidas las metáforas.

¿Y cuando decidió introducir los textos en este proceso?

Tiendo a ir y venir hasta cierto punto, pero hay algo desafiante en escribir de manera compleja y dividirlo. He hecho esto, por ejemplo, separando el discurso silábicamente, aunque no necesariamente cortando las sílabas reales, y poniendo un silencio allí que aumenta y disminuye con el tiempo, lo que obliga al oyente a acumular el texto, incluso una sola palabra a lo largo del tiempo.

¿Cómo ha influido en su arte el avance de la tecnología (pantallas, cámaras y sonido) y las plataformas de vídeo?

De muchas maneras: la posibilidad de varios tamaños de pantalla, pantallas flexibles e incluso ropa que puede mostrar imágenes en movimiento crea muchas posibilidades. Pero aún se necesita una buena idea y la gente está tan asombrada por la abundancia y el tamaño de las imágenes, que parecen estar perdiendo la capacidad de reflexionar y mediar. En lugar de agregar más imágenes, quizás sea el momento de comenzar a eliminarlas. He estado usando microcámaras que cuestan solo unos pocos dólares cada una y son extremadamente útiles si la calidad no es un problema.

¿Que hoy cualquiera pueda tener una cámara y exhibir lo que grabe a través de Youtube o Tik Tok beneficia al arte?

Ahora suceden muchas cosas, algunas ideas muy ingeniosas y mucha basura, como supongo que era de esperar. Pero el hecho de que cada vez más personas sean capaces de crear, de preguntarse cosas, es genial.

¿Le interesa esa obsesión que hemos desarrollado por plasmar nuestras vidas en vídeos que luego mostramos a todos en las redes sociales?

No, prefiero un espacio de ser y pensar que esté alejado de todo eso, se está volviendo bastante sagrado para mí.

Compartir el artículo

stats