Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La obras de Irma Blank son libros a los que se les ha arrancado las páginas"

Bombas Gens inaugura la primera muestra individual de la artista alemana en España, que reflexiona sobre cómo liberar el lenguaje de la palabra

Las páginas de Irma Blank en una de las naves de Bombas Gens. | EFE/KAI FÖRSTERLING

La nueva exposición de Bombas Gens, el centro de arte de la Fundació Per Amor a l’Art, es un libro devorado por los ojos de los visitantes. Un festín de palabras que no significan nada, pero en las que vale la pena sumergirse. La artífice de este bufet es Irma Blank, la artista alemana afincada en Italia desde los años 50, que ha elegido Bombas Gens para su primera exposición individual en España.

«Las obras de Irma son como libros a los que se les han arrancado las páginas», explicó una de las comisarias ayer, durante la presentación de la muestra, «Blank. Irma Blank». El acto fue conducido por las dos comisarias de la muestra, Johana Carrier y Joana P. R. Neves; la presidenta de la Fundació, Susana Lloret; el director del área artística de la entidad, Vicent Todolí; y la directora de Bombas Gens, Sandra Guimaraes.

«Irma es una apasionada de la literatura y del lenguaje. Cuando emigró a Italia, su incapacidad para comunicarse con los demás le impactó. Durante este aislamiento, social y cultural, la artista reflexionó en cómo liberar el lenguaje de la palabra. Lo que ella ofrece con sus obras es una experiencia de abstracción que sobrepasa el significado específico de la palabra», explicó Joana P. R. Neves. «Su experiencia en solitario le permitió llegar a la conclusión de que cualquier lenguaje es inadecuado», añadió Carrier. Es por ello que Blank comenzó a confeccionar unos diarios personales, pero utilizando la escritura dibujada, conocida como «escritura asémica», formada por líneas. Esta es la técnica que define «Escritos para una misma», una serie creada en 1968.

La exposición también incluye algunos de los libros que escribió Blank, así como las series «Radical Writings» y «Gesetztafel I-VII, donde la artista se basa en la respiración para dar sus pinceladas. Las obras pueden ser contempladas con pistas de audio en las que escucha a Blank durante su ejercicio de meditación.

La exposición de Bombas Gens.

La muestra cuenta además con las series «Hypertext» o «Book Crossing», con palabras más o menos legibles pertenecientes a un lenguaje global que Blank inventó basándose en los tres idiomas que habla: alemán, italiano e inglés.

«Como mujer, Blank necesitó hacerse un espacio seguro en el que poder crear. En 1973, se trasladó de Sicilia a Milán, lo que supuso otro cambio radical para ella. Ahí es cuando ella se metió de lleno en el núcleo artístico de la ciudad», explicó Neves. Allí comenzó a «transcribir» otros libros (poesía, novela y periódicos) para «apropiarse» del lenguaje. «Era una manera de comerse los libros», añadió Carrier.

Preguntado por el poco recorrido de la obra de Blank en España, Vicent Todolí aseguró que esta artista solo es «la punta del iceberg». «La historia del arte está siempre en construcción», y aseguró que tenemos la suerte de que cada vez haya «más centros de arte que investigan, así como más galerías que descubren a nuevos artistas». «Nuestro papel es poner luz en áreas que antes estaban oscuras», señaló.

Tal y como recordó la directora del centro de Marxalenes, la exposición está organizada en colaboración con el Culturgest de Lisboa, el Museum of Modern and Contemporary Art de Ginebra o la Fundación ICA de Milán. «En estos momentos de incertidumbre, Blank nos ofrece un tiempo para la observación. Nos permite reflexionar sobre el papel de los artistas y lo que significa estar vivo», concluyó.

Compartir el artículo

stats