Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos investigadores identifican casi 150 años después una cratera que pintó Sorolla en Roma

osé Fenoll Cascales (UMU) y Jesús Robles (UAM) han logrado recomponer los pasos que siguió Sorolla durante su estancia en Roma hasta dar con un vaso de cerámica griega que el artista vio y pintó varios lienzos

Autorretrato de Joaquín Sorolla.

En junio de 2020, justo cuando finalizaba el confinamiento domiciliario por la aparición del coronavirus, dos investigadores, un Historiador del Arte y un Arqueólogo, unieron sus fuerzas para identificar una cratera griega de figuras rojas que Sorolla pintó durante su estancia en Roma.

José Fenoll Cascales (UMU) (Orihuela, 1999) y Jesús Robles Moreno (UAM) (Getafe, 1996), desarrollaron a lo largo del periodo estival de 2020 un trabajo de investigación interdisciplinar con el que han conseguido arrojar nuevos datos sobre la estancia de Sorolla en Roma. Fue esta una etapa de formación clave en la vida del pintor que marca notablemente la evolución de su obra posterior.

En enero de 1885 un joven Sorolla de tan solo 22 años viajaba a Roma como pensionado de Pintura de la Diputación de Valencia. Así, el organismo financiaba la estancia del joven pintor en la capital italiana con el fin de que este se formase en la Academia Española de Bellas Artes en Roma. A lo largo de este viaje que se extendió hasta 1888 el valenciano visitó infinidad de ciudades y museos de la geografía italiana, entre los que cabe destacar, Pompeya, Florencia o el Museo Nacional de Nápoles.

Este periodo romano sirvió al pintor para imbuirse de la antigüedad clásica y para conocer sus materiales arqueológicos. Dicho conocimiento le dio la posibilidad de concebir toda una serie de cuadros de la aclamada Pintura de Historia de su tiempo. En cuadros tan conocidos como “Mesalina en los brazos del gladiador” se incluyeron numerosos materiales arqueológicos que Sorolla vio y dibujó en estos yacimientos y museos. Uno de ellos, repetido en numerosas obras, es una cratera griega con figuras rojas. Este vaso griego es el que se ha podido localizar tras un detallado estudio comparativo entre obras como “Vaso griego” o “Mesalina en los brazos del gladiador” y vasos cerámicos reales.

La cratera que pintó Sorolla.

La cratera que pintó Sorolla.

Así, se ha concluido que la cratera pintada por Sorolla es un vaso del siglo V a.C., elaborado en Atenas y decorado con escenas mitológicas y de la vida cotidiana. Aunque en la actualidad se conserva en el Walter’s Museum de Baltimore, Sorolla tuvo ocasión de conocerla en la colección privada del cardenal Marcello Massarenti. Este dato parece indicar que Sorolla copió piezas arqueológicas de colecciones privadas italianas, un hecho hasta ahora desconocido en la bibliografía referente al pintor. Como este vaso, muchos otros de los objetos antiguos que aparecen en sus pinturas deben ser también piezas reales, numerosas aún por identificar.

Este estudio es un buen ejemplo de que, a pesar de lo que pudiera parecer, no todo está escrito sobre los grandes maestros de los siglos pasados. En ocasiones y prestando atencióna pequeños detalles de sus obras, como este vaso griego, salen a la luz episodios de la vida de un pintor que contribuyen a enriquecer el conocimiento ya no solo de su biografía si no también sobre la manera y método de los mismos a la hora de enfrentarse a la creación artística.

Esta investigación ha visto la luz hoy a través de la revista científica Ars Longa. Cuadernos de Arte de la Universidad de Valencia, en su volumen 30.

Compartir el artículo

stats