Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Les Arts pide el comodín del público

La ópera lanza su primer plan de mecenazgo con aportaciones a partir de 100 euros a cambio de beneficios fiscales y privilegios

El director general de Les Arts, Jorge Culla, y el director artístico, Jesús Iglesias, con la promoción de «Les Arts es mecenazgo». | M.A.MONTESINOS Miguel Ángel Montesinos

La Fundación del Palau de les Arts cuenta para este 2022 con un presupuesto de 29 millones de euros, de los cuales 19,3 millones provienen de la Generalitat y dos millones del Estado. Estas dos aportaciones suponen el 73 % de su presupuesto. El resto llega a las arcas de la ópera valenciana a través de otras instituciones -como la diputación, el ayuntamiento o Turisme-, los patrocinadores privados y los recursos propios provenientes de la taquilla o el alquiler de espacios.

Por comparar, el Teatro Real cuenta con un presupuesto este año de 63 millones de euros, de los cuales el 30% son fondos públicos, alrededor del 20% son privados y el resto provienen de las propias actividades del teatro y su taquilla. Por su parte, el presupuesto del Liceu es 51,4 millones de euros, de los cuales las administraciones aportan un 48% del presupuesto, mientras que el resto son ingresos propios, incluyendo mecenazgos y patrocinios.

Así pues, si se compara con los otros dos grandes coliseos operísticos españoles, se puede decir que la dependencia de Les Arts respecto a las administraciones es importante. Y no es que ahora la institución valenciana quiera depender menos de los ingresos públicos -de hecho, aún recibe bastante menos dinero del Ministerio de Cultura que otros teatros- pero sí pretende que el sector privado se implique más.

Esta es una de las principales preocupaciones de Jorge Culla desde que fue nombrado director general de Les Arts en septiembre de 2021. Una de las primeras decisiones de Culla fue impulsar un plan de protección y patrocinio orientado a las empresas del que ya forman parte las fundaciones de ACS y la Caixa como «protectores» o Grupo Eulén y Pavasal como «colaboradores».

Pero de momento el plan lleva recogidos unos 200.000 euros, una cifra que según mismo Culla reconoció ayer, no resulta «acorde» con «la importancia del tejido empresarial valenciano». El director general de Les Arts continúa llamando a todas las puertas posibles para trasladar una propuesta «seductora y personalizada» que haga a firmas valencianas, españolas «e incluso internacionales» apoyar económicamente a la institución. Reconoce que muchas empresas con las que ha contactado son «esquivas, pero espera «que de aquí a final de año concretemos algunas de las negociaciones que hemos iniciado».

«Les Arts es mecenazgo»

Ahora Les Arts ha puesto también en marcha un programa de mecenazgo para personas físicas que «ayude» a la ópera valenciana «a crecer, a ser algo más». Así lo expresó ayer el propio Culla en la presentación junto al director artístico Jesús Iglesias Noriega de esta iniciativa con la que la institución también pretende «establecer nuevos vínculos con el público». El programa tiene como objetivo inicial llegar en el primer año a un 10 % de los 2.500 abonados con los que cuenta el auditorio.

Aunque no es la primera vez que Les Arts se plantea promover un «club de fidelización» como ya tienen otros teatros operísticos como el Teatro Real o el Liceu, en esta ocasión el proyecto se ha concretado. «Les Arts es mecenazgo» establece cuatro categorías de colaboración en función de la contribución económica: «aliado», con una aportación mínima de 100 euros; «benefactor», a partir de 400 euros; «protector», desde 1.000, y «gran mecenas», con un importe mínimo de 5.000 euros.

Culla subrayó el importante retorno vía fiscal que supone ser mecenas de Les Arts de acuerdo con el marco legal vigente. De esta forma, por los 100 euros aportados, un «aliado» obtendría una desgravación de 80 euros; de la donación de 400 euros, un «benefactor» se deduciría 207,5 euros, o 220 si fuera una aportación recurrente. En el caso del «protector», el retorno fiscal sería de 417,50 euros o 460 en el caso de ser recurrente. Y un «gran mecenas» recibiría 1.817,50 de la aportación mínima de 5.000 euros, que ascendería a 2.060 en caso de ser recurrente.

Además, los mecenas contarán con una serie de privilegios en función de la cuota escogida, como pueden ser periodos de compra anticipada, entradas gratuitas para actividades divulgativas, descuentos especiales, visitas guiadas por el edificio o la gratuidad de los servicios de aparcamiento y guardarropía.

Les Arts también introduce con este programa iniciativas como la «Gala de Mecenazgo del Centre de Perfeccionament» o la creación del «Salón de los Mecenas», con servicio de cóctel en los entreactos de las representaciones, o la institución de soportes de agradecimiento tanto digitales como físicos para los participantes en el proyecto.

«Más allá del apoyo económico -insistió Culla-, el propósito de esta iniciativa es establecer nuevos vínculos con el público» y convertir al espectador «en actor principal, en parte del teatro, de su día a día y de su programación».

Compartir el artículo

stats