Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las casas ya no son solo de muñecas

La muestra reflexiona sobre el pasado, presente y futuro del mítico juguete

Las casas ya no son solo de muñecas Levante-EMV

Uno de los juguetes más tradicionales es, quizá, la casa de muñecas. En ella, las niñas de distintas generaciones han jugado durante décadas a ser hacendosas amas de casa y amorosas madres. Sin embargo, el cambio de la sociedad y la forma en la que hoy habitamos los hogares ya no es la misma, ni tampoco es igual el concepto que tenemos de la propia casa como espacio que ocupamos. Esto es lo que se puede comprobar en la exposición «Casas para jugar», que se puede visitar en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí hasta el próximo 28 de agosto.

Las casas ya no son solo de muñecas

La muestra reúne una veintena de casas de juguetes, realizadas por empresas del sector y por jóvenes diseñadores, que han dado una nueva visión al tradicional juguete. La exhibición está organizada por Nexus Design Centre y cuenta con la colaboración de la Cátedra de Infancia y Adolescencia de la Universidad Politécnica de València (UPV). Además, forma parte de València Capital Mundial del Diseño 2022. Las comisarias de la muestra, Beatriz García Prosper y Patricia Rodrigo Franco, presentaron ayer la exposición, junto a Miguel Arraiz, director de proyectos de València Capital Mundial del Diseño 2022; Liliane Cuesta, conservadora del museo, y Vicente Cabedo, director de la cátedra de la UPV.

Las casas ya no son solo de muñecas

El siglo XIX, punto de partida

La muestra comienza con un elemento de la colección del museo: una casa de juguete que se expone en el palacio, en concreto en la zona del tocador. Se trata de una casita de muñecas del siglo XIX, que sirve como punto de partida para comprender la evolución de estos juguetes. De hecho, Cuesta recordó que el museo tiene una colección de juguetes que se formó en los años 60 tras la celebración en València de una feria del juguete en 1962. Fue entonces cuando se pensó en un museo del juguete en la ciudad y se barajó el González Martí como su sede. «Esta exposición vincula el pasado, presente y futuro de la casa de juguete», señaló la conservadora.

Las casas ya no son solo de muñecas

Las comisarias explicaron que la muestra ayuda a «ver lo que hay y pensar en lo que va a pasar». «Es poner en valor nuevas proyecciones. La casa ya no es el lugar donde ser solo mamá, es un lugar donde convivir, por ejemplo, con compañeros de piso. Es donde surge la creatividad o se ponen en marcha temas lúdicos», dijeron.

Y aunque en la sala se puede ver una reproducción a tamaño real de una casa de principios del siglo XX (la pieza más icónica del Museo del Juguete de la UPV), el grueso lo forman la veintena de propuestas de empresas jugueteras y jóvenes diseñadores que reinterpretan el clásico juguete. Materiales sostenibles, vistosos colores y líneas depuradas son algunos de los puntos en común. En los proyectos hay distintas perspectivas como casas de inspiración nórdica, holandesa, revisiones de proyectos de Bruno Munari y hasta casas encantadas.

De este modo, los proyectos realizados por empresas del sector dialogan con la visión que los jóvenes diseñadores y estudiantes egresados de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería del Diseño-ETSID de la UPV tienen sobre lo que hoy es una casa. «La sociedad ha evolucionado y estos son los diseños de los jóvenes, con menos límites porque han sido niños hace muy poco», señalaron las comisarias.

Las casas ya no son solo de muñecas

Por su parte, Arraiz se congratuló del volumen de colectivos que han sumado sus iniciativas a la capitalidad del diseño. «El objetivo era aglutinar a diversos colectivos culturales de la ciudad». En este caso en concreto se mostró especialmente satisfecho ya que «la casa de juguete es el primer acercamiento de los niños a la creatividad», al tiempo que destacó la importancia del juguete para el profesional por su vinculación «a la sostenibilidad, visión de género y temas arquitectónicos». Mientras, Cabedo hizo hincapié en el derecho al juego de los más pequeños y como factor determinante en su desarrollo.

Como actividad paralela, del 12 al 17 de julio, tendrá lugar un taller infantil en horario de mañana donde los más pequeños -previa inscripción- podrán dar rienda suelta a su creatividad para descubrir cómo será la casa del mañana.

Los proyectos coinciden, cada uno desde su perspectiva, en sostenibilidad de materiales o colores vistosos.

Compartir el artículo

stats