Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos García-Delgado

"Una araña también es creativa cuando decide tejer su tela"

«La memoria de todo ser humano es un archivo cinético, no estático según se creía»

«Una araña también es creativa cuando decide tejer su tela» BERNARDO ARZAYUS

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Todo ser humano es un creador potencial?»

Sin duda, de eso trata mi libro. La aportación inédita de El yo creativo es que la memoria de todo ser humano es un archivo cinético, no estático según se creía. No necesita que nadie la mueva para generar recombinaciones.

La masificación educativa no ha traído a nuevos Einstein, Mozart o Picasso.

No sé si la educación es culpable, pero es un hecho estadístico objetivo. La Grecia clásica dio una proporción de genios espectacular en relación a su población, un país con cientos de millones de habitantes no significa que salgan un Sócrates o un Pitágoras.

¿Su libro se refiere a la creatividad de los arquitectos?

No, tiene validez general, había alumnos abogados o economistas cuando daba la asignatura ‘Teoría de la invención’ en un máster o curso de doctorado.

Tampoco se detiene en los seres humanos.

Al final del libro amplío el concepto en términos análogos a los animales, y a la materia inorgánica. Una araña es creativa cuando decide tejer su tela.

No sabemos de dónde salen las cosas que hacemos.

Muchas veces, no. Lo sabemos hacer, no sabemos cómo se hace. Sabemos que París es la capital de Francia, pero no cómo la hemos seleccionado. En el libro aporto que el proceso creativo es una mezcla de lo consciente, la masticación y la deglución, con lo inconsciente, la digestión posterior.

¿Qué gran momento creativo puede justificar?

Explico cómo aparecen las ideas de Arquímedes, Dante o Poincaré, que en un paseo por la playa recibe la lluvia misteriosa de una iluminación que solo él podía experimentar. El punto de máxima creatividad coincide con el momento en que memoria y conciencia se reparten el control, al despertarse o cuando nos adormecemos.

¿A qué edad dejamos de crear?

Esa edad no existe, no relaciono la creatividad con los procesos de envejecimiento. La memoria se deteriora con el tiempo por un proceso entrópico normal, pero se compensa con el número de datos, y gana este segundo aspecto.

¿Decir que todo tiempo pasado fue mejor es cosa de la edad?

En realidad, se da el fenómeno opuesto. Todo lo nuevo se considera mejor que lo anterior, y eso tampoco es cierto. Estamos pagando los efectos secundarios de la pasión por la novedad en los siglos XIX y XX, el mito del progreso.

Cada año se ruedan películas extraordinarias, sin público apenas.

Pero la relación entre el número de las estupendas y el total de las rodadas se ha reducido enormemente. El cine es el arte de referencia del siglo XX. Cuando se confecciona la lista de las cien mejores películas, deberían salir a una por año, pero el ochenta por ciento se concentran en las décadas de los cuarenta, cincuenta y sesenta.

También demostró que la vacuna covid es más dudosa de lo que nos prometían.

Todas las vacunas anteriores necesitaron cinco años de experimentación para ser inoculadas. Por tanto, no está comprobado que no pueda haber efectos secundarios incontrolados.

El éxito empírico de su teoría de la creatividad consistiría en crear unos nuevos Beatles.

Ojalá fuera tan útil. Esta teoría se puede aplicar, pero los Beatles son palabras mayores. En el libro incluyo técnicas para mejorar la capacidad creativa de cada individuo.

¿Quiere abarcarlo todo?

No lo pretendo, pero el razonamiento y el sentido común se pueden aplicar a cualquier cosa.

Compartir el artículo

stats