Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bastos abre la puerta grande de Algemesí

El novillero sevillano, que entraba por la vía de sustitución, corta las dos orejas al mejor novillo de Pallarés, de nombre "Palmicho", número 36

Bastos sale por la puerta grande de Algemesí Prensa2

Venir a la Setmana de Bous de Algemesí y disfrutar de largos paseos por el mero placer de sentir el pulso de sus maravillosas calles del en torno de la plaza de madera es mágico. También es mágico ver como los niños de los cadafals gritan el nombre de "¡Diego, Diego!" tras cortar las dos orejas al cuarto y último de la tarde.

"Palmicho", número 36, cárdeno de capa, guapo de hechuras y astifino de cuerna, descolgó el cuello en la muleta de Diego Bastos para embestir con un temple especial, sobre todo por el pintón izquierdo. En el tercio de varas, hizo sonar el estribo en el único encuentro con el caballo.

La faena del joven de Constantina no tuvo mucha estructura, pero sí dejó entrever sus buenas intenciones por ese pitón izquierdo, con dos o tres tandas de buen nivel. En algunos naturales, se apreció la sutilidad de embarcar la embestida con la bamba de la muleta para llevársela hasta detrás de la cadera. Así, cuando le cogía el aire y tiraba de él con cierta despaciosidad, surgieron los mejores pasajes de la tarde. Una estocada rinconera que tuvo un efecto inmediato puso el doble triunfo en sus manos, un tanto excesivo.

Su primer capítulo fue para olvidar. Se lio con los aceros y le echaron el toro a los corrales tras escuchar los tres avisos con los tendidos de este singular coso valenciano prácticamente llenos.

Jesús Moreno, que también entró por la vía de la sustitución de su paisano Alejandro Peñaranda, tuvo un tibio debut en el palenque de la Ribera a pesar de dar una vuelta al ruedo por su cuenta en el tercero de la tarde. En esa faena mostró arrojo y buenas formas, aunque tampoco dicen mucho. Su oponente se desplazó y humilló pero faltó cierto acople.

En su primero, recogido de pitones y corto de manos, muy en tipo de Benítez Cubero, realizó una extraordinaria lidia Víctor del Pozo Olivares. El torero se lio con la espada después de dar algún natural bueno suelto.

Compartir el artículo

stats