10 de mayo de 2010
10.05.2010
Jordi Alba

«La altura no importa para jugar al fútbol»

Jugador del Valencia.

10.05.2010 | 16:09
«La altura no importa para jugar al fútbol»

Llegó como una incógnita y se convirtió en la solución. Jordi Alba (21 de marzo de 1989) ha sido el jugador revelación de la temporada. Como lateral izquierdo. El catalán, no obstante, se reivindica como extremo izquierdo

­Todo el desparpajo que tiene sobre césped y con el balón en los pies, se trasforma en timidez fuera del campo. Y es que, Jordi Alba es un tipo tímido y muy celoso de su intimidad. Rechaza hablar de «temas personales».

Tercero en el año del debut en Primera. Se ha puesto el listón alto.
El objetivo de la temporada era entrar en Champions y se ha conseguido, e incluso mejorado, porque hemos quedamos terceros a falta de dos jornadas. En la Liga Europa fue una lástima que nos eliminara el Atlético de Madrid en cuartos y en la Copa del Rey, la verdad, es que no estuvimos bien.

¿Cuantas veces le han dicho que es el jugador revelación de la temporada?
Algunas. A principio jugué poco, pero luego, y en parte por las lesiones de los compañeros, el técnico me dio una oportunidad y la aproveché aunque se trataba de una posición que no era la mia. Creo, sinceramente, que todo me ha ido bien. Al principio me costó acoplarme, pero poco a poco fui corrigiendo y puliendo defectos y sintiéndome más cómodo. Ahora ya soy una alternativa más.

¿Más valorado que querido?
Soy joven y estoy empezando. Veo que la gente me apoya, los técnicos me valoran y eso me satisface. Sé que tengo que mejorar y, para ello, tengo la ayuda de mucha gente.

Si llega alguna oferta por usted, ¿quiere que la escuchen o la descarta?
Mi primera opción es quedarme porque este es el club que ha apostado por mi para ser jugador. El Valencia me ha dado la oportunidad de debutar en Primera y estoy muy bien aquí.

Piense en el pasado mes de julio y dígame cómo pensaba que iba a ser el año.
Como ha sido no. Vine para hacer la pretemporada y el mister decidió que me quedara. Sabía que, con una plantilla como la que había, iba a ser difícil jugar, pero también sabía que aprendería muchísimo de mis compañeros. Siempre confie en que, antes o después, tendría una oportunidad y que estaría en mis manos aprovecharla o no. En la primera ocasión, en mi posición, no estuve muy acertado pero luego como lateral pasé el examen. La temporada ha sido movidita y, aunque he sufrido mucho, al final he tenido recompensa.

Menuda progresión
Eso lo tengo claro. Al principio me costó, pero he ido de menos a más y eso es lo bonito. Sufrir para llegar a donde uno quiere es satisfactorio. Creo que puedo estar bien contento de mi temporada.

Allá por el mes de febrero dijo que comprendía su suplencia porque no había hecho méritos suficientes, ¿cuando y por qué se produjo el punto de inflexión?
Al principio jugaba ratitos e intentaba hacer más de lo que sabia para demostrar que servia y ahí me equivoqué. Estuve dos meses lesionado de la espalda y en ese tiempo empecé a verlo todo de otra manera.

Igual no es correcto lo que le voy a decir, pero bendita lesión de Mathieu.
Bueno, ha sido toda la defensa. En el partido contra el Bremen empecé a jugar en el lateral porque no había nadie y, mira, me salió bien y me quedé aunque luego se ha ido recuperando gente.

¿Qué es lo peor que se ha dicho de usted?
Lo que diga la prensa me da igual porque sólo yo sé la verdad. Respecto al resto, nadie ha dicho nada negativo.

¿Y lo mejor?
Lo mismo te digo.

Defíname con una palabra al vestuario.
Un grupo profesional en el que, cuando hay que cachondearse se cachondea, y cuando hay que ponerse las pilas se las pone.

Dígame algo de lo que le alertaron, no hizo caso y ha pasado
No sé...

¿Se siente cómodo siendo protagonista?
No me considero protagonista de nada. Soy uno más. Unos han tenido la oportunidad antes y otros después.

¿Es verdad que, cuando era cadete, en el Barça lo descartaron por bajito?
Esa es la excusa que pusieron, pero bueno.

Curioso cuando ahora, en este equipo, es un orgullo que a uno le llamen bajito.
Hemos demostrado que la altura no importa para jugar al fútbol. Hay chavales de muchos tipos y, altos o bajitos, cualquiera lo puede intentar en el fútbol.

Como catalán, ¿es una meta regresar al Barça?
Estoy contento aquí porque me ha dado la oportunidad de jugar en Primera y quiero seguir muchos años aquí.

Hábleme de su carrera.
Empecé a jugar a los cuatro años en el Hospitalense, de ahí me fichó el Barça, luego al Cornellá, al Valencia, al Nàstic y al Valencia.

Si, por ejemplo, Bojan le preguntara por el Valencia ¿qué le contaría?
Que es un gran equipo.

¿Y de los compañeros?
Que aquí hay un vestuario tranquilo en el que la gente, en general, se lleva muy bien.

¿Cómo se maneja con las nuevas tecnologías?
Normal. Tengo mucho tiempo libre y lo que más me gusta es jugar a a la «play».

Con 21 años, vive solo y el bolsillo lleno ¿hay peligro de que se desmadre?
No, soy responsable y tengo la cabeza bien amueblada. Sé bien lo que hago siempre y voy por el buen camino.

Lo de no tener carnet de conducir es bastante atípico. ¿Cómo se mueve?
Con taxi o con los compañeros.

¿Por algún motivo?
Tengo el teórico pero no me he sacado el práctico.

¿Es vago?
Llámalo como quieras

Una curiosidad. ¿Cuando está en casa ve partidos de fútbol?
Sí, me gusta mucho y lo veo todo.

¿En qué ocupa el tiempo libre.
Hago lo mismo que cualquiera de mi edad

¿Ha aparcado los estudios?

Dígame una ventaja de ser futbolista.
¿Y esto lo tengo que contestar?

¿Lo considera impertinente?
No es una pregunta deportiva

Pues no conteste
Va pues... que hago lo que me gusta.

¿Y un inconveniente?
Ninguno

Su comida y bebida favorita
La pasta y el agua o el aquarius

¿A quién le daría un pisotón?
A nadie

¿Un vicio que no piensa dejar?
Dormir

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine