26 de octubre de 2010
26.10.2010

Domenicali, el jefe templado

26.10.2010 | 02:00

Apaga la euforia. El director de Ferrari, que no perdió la calma cuando peor estaba Alonso, pide templanza ahora que el asturiano lidera el Mundial.

?
"¡Avanti Fer, Avaaaanti!" Gritó Stefano Domenicali por la radio. El segundo "Avanti" le salió con la fuerza de un tenor. Alonso llenó de risas y gritos el canal de comunicación del equipo. Locura. Era líder. Luego todo volvió a la calma. Serenidad calculada en la escudería, mitad por prudencia, mitad por superstición, en una tarde que pilló a contrapié a los italianos. Trabajan para ganar el título en Abu Dabi pero ni el más entusiasta contaba con poner a su piloto líder todavía con dos carreras por delante.
El jefe de Alonso trata de marcar los tiempos. Transmite un mensaje de serenidad. "Quiero que todos mantengan los pies en el suelo porque todavía no hemos conseguido nada". Del director parte una línea que inunda en cascada a toda la escudería. En los corrillos del paddock, con la noche ya sobre el circuito de Yeongam, Luca Colajanni ejercía con mesura la portavocía. "Calma, calma", pedía a los reporteros, italianos y españoles la mayoría, que le reclamaban cuál era la temperatura del equipo una vez que se veían líderes.
Ferrari mantiene el mismo perfil durante toda la temporada. Cuando todo iba, mal, cuando Alonso estaba a 47 puntos del líder después de Silverstone y las pistolas ya estaban cargadas contra Domenicali, el mensaje era el mismo. Al director le miran con lupa desde que tomó las riendas en 2008. Ese mundial lo perdió con Massa de forma lamentable y ganó el de constructores in extremis. El pobre papel del año pasado le ponía bajo el signo de interrogación. Los críticos se reforzaron en la primera parte de la temporada, cuando entre el equipo y Fernando Alonso encadenaron una serie de errores que les dejaban lejos de los líderes.
La victoria de Corea es un bálsamo para Domenicali, que necesita su primer título para convencer a los dudosos. Su papel nunca fue fácil. Economista de formación, le afean que no tenga estudios de ingeniero y que haya italianizado el equipo, lo que algunos entienden como una debilidad. Más dialogante que severo, es de los pocos que sonríen en un mundo que valora la imagen adusta.
Sustituir a Jean Todt, el guía de la época dorada de Schumacher era una pesada losa. Domenicali dio protagonismo a los italianos que vivían en la segunda fila de la Scuderia. De allí salió Andrea Stella, el ingeniero de pista de Alonso, y otros muchos que ahora dirigen el equipo.
A la espera de títulos, la unión en Ferrari es total. Y Domenicali trata de mantener la tensión, porque la victoria de Corea no servirá de nada si no están a la altura en Brasil. Además, el fiasco de Red Bull abre una posibilidad que estaba prácticamente descartada. "Todavía debemos sumar muchos puntos, además que ahora el otro campeonato (constructores) está ahí para nosotros", dice desde el tercer puesto, a 52 puntos de la escudería austriaca. "El triunfo de Alonso es un mensaje que nos refuerza ante las próximas carreras".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine