28 de junio de 2020
28.06.2020
Levante-emv
Baloncesto
Valencia Basket 7375Baskonia

El Valencia Basket dice adiós a la final y a sus opciones al título

Las pérdidas, la falta de acierto y la mayor intensidad vitoriana condenan a los taronja tras el descanso

28.06.2020 | 21:14
El Valencia Basket dice adiós a la final y a sus opciones al título

El Valencia Basket dijo adiós a la final y a sus opciones al título tras caer en semifinales ante el Kirolbet Baskonia en un encuentro jugado de poder a poder pero en el que los taronja fueron de más a menos en su juego. La mayor intensidad y físico del conjunto vitoriano se le atragantó a los locales tras el descanso, que no encontraron acierto desde el 6,75 ni tampoco fluidez ni clarividencia para meter balones en la pintura. Aún así, la última posesión para empatar o ganar el partido fue taronja, pero Jordan Loyd erró un triple frontal y completamente librado tras zafarse de su defensor que hubiera metido al equipo en la final ante el Barça.

Muchas pérdidas de inicio en el Valencia Basket, hasta cinco en el primer cuarto, que permitieron al Baskonia correr y arrancar el choque con tímidas rentas en el electrónico (4-7; min. 3). Por entonces ya se vislumbraba que las defensas iban a tener un papel protagonista en un duelo de alta intensidad en el que el Valencia Basket poco a poco fue encontrando su sitio. Primero, como ya advirtió Jaume Ponsarnau en la previa, sin perder la compostura pese a las pérdidas provocadas por el estilo de juego vitoriano, y segundo adueñándose completamente del rebote (13-5 en este primer acto).

En este sentido fue el extaronja 'Toko' Shengelia el que, a base de buenas acciones ofensivas, dio oxígeno a su equipo y lo mantuvo en el partido en los minutos posteriores. Aún así, un parcial de 10-2 permitió a los locales cerrar el cuarto con +5, su máxima renta hasta ese momento (17-12; min. 10).

Ventaja que se dispararía poco después hasta los 9 de la mano de un desatado Aaron Doornekamp. La irrupción del canadiense, con 8 puntos casi consecutivos en el choque, permitió al Valencia Basket asentar su domino y sembrar las primeras dudas en su rival (29-20; min. 14). El equipo de Ponsarnau, además, había logrado frenar las pérdidas, circunstancia que aumentó su solidez y prestaciones sobre la pista.

A Dusko Ivanovic no le quedó otra que parar el encuentro. La jugada le salió casi perfecta pues, tras el tiempo muerto, Zoran Dragic se echó el equipo a la espalda para casi volver a instaurar las tablas en el luminoso (31-28; min. 16). Las pérdidas volvían a hacer acto de presencia en el Valencia Basket (9 al descanso) y llegaba también una importantísima segunda falta personal de Mike Tobey.

Pese a ello, el equipo taronja se mantuvo fiel a su hoja de ruta en el encuentro y, de la mano de Van Rossom y Loyd, logró recuperar rentas antes de llegar al descanso (42-33; min. 20). Únicamente lamentar la lesión de Louis Labeyrie a falta de 30 segundos para la conclusión del cuarto cuando, tras anotar un triple, chafó el pie de Shengelia y se giró completamente el tobillo. El ala-pívot francés ya no volvería al encuentro.

Todo un presagio de lo que vendría tras la reanudación. Y es que la intensidad y los cambios defensivos del Baskonia colapsaron por completo al Valencia Basket, que únicamente encontraba refugio en los lanzamientos desde el 6,75. Lanzamientos que ahora, sin embargo, no querían entrar. El cuadro vasco aprovechó ese cambio de inercia para, de la mano nuevamente de Dragic que seguía a lo suyo, meterse de lleno en el partido en un abrir y cerrar de ojos (42-41; min. 23).

Sin una reacción clara de los locales, el preocupante parcial de 0-8 tendría continuidad en un cuarto dominado completamente por los Ivanovic, que a falta de 35 segundos del final rubricaron la remontada con una canasta de Vildoza (55-56; min. 29).

El Valencia Basket, errático desde un tripe que se convirtió en su único argumento ofensivo, necesitaba de manera urgente dar un golpe sobre la mesa en el último cuarto si quería plantarse en la final ante el Barça. Lo primero, sin embargo, era no dejar que su rival se distanciara en el marcador (57-63; min. 38). Costó un mundo, y pese a que las sensaciones no terminaban de ser buenas, el equipo de Ponsarnau consiguió aguantar el tipo desde la defensa (70-70; min. 36).

Sin embargo, las pérdidas continuaban acumulándose y la confianza baskonista se disparaba (70-75: min. 37). Un triple de San Emeterio, a 1:18" del final, devolvió la esperanza a un Valencia Basket cada vez más contra las cuerdas (73-75). Los errores continuaron en los siguientes segundos desde el 6,75, pero Baskonia no 'mató' el partido. Con 18 segundos por jugarse, el Valencia Basket tenía la última posesión para empatar o ganar el partido. Y nuevamente desde el triple y sobre la bocina, llegó el error de Jordan Loyd, la derrota y el adiós a esta Fase Final Excepcional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes