Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleària mantiene su interés por reflotar la ‘autopista del mar’ entre el Cantábrico y Francia

La compañía de Utor indica que la apertura requiere las ayudas de las administraciones

Adolfo Utor, presidente de Baleària. | F. BUSTAMANTE

Adolfo Utor, presidente de Baleària. | F. BUSTAMANTE

Baleària asegura que mantiene su interés en la puesta en marcha de la llamada ‘autopista del mar’ Gijón-Nantes; es decir, la línea marítima de corta distancia que une estas dos localidades del Cantábrico y el Atlántico. Con todo, la naviera con cuartel general en Dénia aclara que la reapertura de este tráfico marítimo requiere implicación por parte de todas las administraciones, «con el fin de contar con subvenciones específicas para las autopistas del mar y destinadas a cubrir el déficit de los primeros cuatro o cinco años», aseguran fuentes de la compañía presidida por Adolfo Utor.

Asimismo, Baleària recuerda que las ayudas de la Unión Europea que había solicitado estaban destinadas a la remotorización de cinco buques de la compañía para navegar a gas natural «y no directamente para la puesta en marcha de ninguna línea», puntualiza la empresa alicantina.

Aunque Naturgy podría haber decidido abandonar definitivamente el proyecto en el que participaba, todo apunta a que se volverá a poner en marcha el grupo de trabajo con las administraciones públicas implicado en la reanudación de esta línea para estudiar la situación. Sobre el proyecto también sobrevuela la posibilidad de acceder a los fondos de reconstrucción en el marco de la crisis sanitaria, que ofrecen una alternativa nueva de ayudas.

Continuidad

Desde el Ayuntamiento de Gijón y ante las dudas sobre la continuidad del proyecto, según fuentes de Europa Press, tanto la corporación local como la Autoridad Portuaria de Gijón aseguran que convocarán al grupo de trabajo implicado en la reanudación de esta línea marítima de corta distancia para estudiar el asunto. El acuerdo que se firmó hace menos de tres años para retomar la línea entre el puerto de El Musel (Gijón) y el de Saint Nazaire (en Nantes) e incluía la idea de instalar una gasinera en el enclave portuario gijonés y que serviría para abastecer a los barcos de Baleària, que han sido modificados para tener motores propulsados por gas y no por diésel.

Baleària ha consolidado durante 2020 su posición como receptor de gas natural licuado (GNL) para buques en España. La naviera ha operado en el último ejercicio con seis buques con esta propulsión: dos de nueva construcción, ‘Marie Curie’ e ‘Hypatia de Alejandría’; y cuatro remotorizados, ‘Abel Matutes’, ‘Sicilia’, ‘Nápoles’ y ‘Bahama Mama’.

Compartir el artículo

stats