30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Sostenibles y digitales

L a Unión Europea tiene más de 1.400 puertos interiores y marítimos, 329 de los cuales forman parte de la red transeuropea de transporte. Estas infraestructuras permiten al año el paso seguro del 75% del comercio exterior de la UE y el de 400 millones de pasajeros.

Los puertos no solo juegan un papel fundamental en la conexión internacional, sino que son centros económicos e industriales que generan decenas de miles de puestos de trabajo. Por ello, la Comisión Europea considera que tienen un papel fundamental en la implementación del European Green Deal, en concreto en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y en la lucha contra la proliferación de residuos plásticos en nuestros mares y océanos.

En 2019, entró en vigor la Directiva (UE) 2019/883 sobre instalaciones portuarias que pretende reducir las descargas de desechos de los buques en el mar y garantizar la eficiencia de las operaciones marítimas en los puertos para reducir la contaminación. Desde el 1 de enero de 2020, el límite de azufre permitido en la UE que emiten los buques por la combustión del fuelóleo se redujo del 3,5 % al 0,5 %. Un verdadero respiro para las ciudades que albergan puertos comerciales y cuyo aire es ahora más limpio. Pero pese a estas importantes medidas, todavía no hemos hecho suficiente.

La llamada Estrategia de Movilidad Sostenible e Inteligente, lanzada la pasada semana por la Comisión Europea, plantea toda una batería de medidas para la lucha contra el calentamiento global en el sector marítimo, causante del 2,9 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

La Comisión Europea propone promulgar medidas de desarrollo de los combustibles alternativos para la navegación, la conexión a la red eléctrica de los barcos mientras operan en los puertos o la digitalización de los procesos gracias al intercambio global de datos. También anima a apostar por una automatización de la gestión de los contenedores y a la conexión de las bases portuarias a la red ferroviaria.

La Unión Europea va a liberar en los próximos meses una cantidad ingente de fondos para proyectos tan novedosos como el Fuel EU Maritime, para impulsar la demanda de combustibles renovables; el Puerto del Futuro, para la innovación en los desarrollos de los puertos, o el iTerminals 4.0, que ejecutará soluciones portuarias con el internet de las cosas.

El Puerto de València tiene mucho camino avanzado, puesto que forma parte de Ecoports y de la World Ports Climate Action Program. La primera es la principal iniciativa del sector portuario europeo para el intercambio de conocimientos en la mejora de su gestión medioambiental, mientras que la segunda fomenta las sinergias entre las principales comunidades portuarias de todo el mundo para actuar contra el cambio climático.

La ruta está marcada, la conocemos y debemos seguir navegándola.

Compartir el artículo

stats