Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas que funcionan

El negocio naval, el automóvil y la energía tiran de la industria

La empresa valenciana Industa, con fábrica en Montcada, amplía su capacidad de producción y prevé crecer en el exterior

José Tamarit, director de la compañía con fábrica en Montcada.

José Tamarit, director de la compañía con fábrica en Montcada. Daniel Tortajada

Esta pyme de diseño y fabricación de maquinaria industrial bien puede definir una de tantas pequeñas y medianas empresas que caracterizan el tejido industrial de la Comunitat Valenciana y que han sido capaces de adaptarse a los nuevos tiempos, sobre todo después de la grave crisis económica y la dura competencia de grandes corporaciones del sector. Industa, constituida en 1996 por José Tamarit, sigue abriendo nichos de mercado en España y cada vez más apuesta por planes de externalización tanto en Europa como en Sudamérica.

Industrias José Tamarit, cuya plantilla ya aglutina a 40 trabajadores, dispone de desarrollos de ingeniería propia, lo que supone «una de las principales apuestas de la empresa», explica el propietario de la mercantil con fábrica en Moncada. «Los principios no fueron fáciles „recuerda„ pues hubo que vencer algunos obstáculos y superar los temores iniciales de cualquier emprendedor», añade tras casi dos décadas de actividad en este negocio.

Con todo, experiencia no le faltaba. Tamarit cursó estudios de maestría industrial en París en los años setenta y desde entonces trabajó en diversas firmas del sector de la rama metal mecánica.

«A mediados de los noventa me lancé a poner en marcha mi primera empresa, en un polígono industrial de Museros, donde realizábamos trabajos de mecanizado y soldadura». Pocos años después trasladó el negocio a una moderna factoría. Sin duda, el tirón de actividades como la automoción, el ámbito naval, la energía, siderurgia o defensa han sido claves para el desarrollo de Industa. Así las cosas, grandes corporaciones como Navantia, Dragados o el centro de aceleración de partículas CERN „con sede cerca de Ginebra„ son algunos de los clientes del grupo empresarial valenciano.

Industa ya exporta alrededor del 20 % de su cifra de negocio, un porcentaje que prevé aumentar durante el próximo año. «Los planes de internacionalización de la compañía también son claves para el futuro de este sociedad que está potenciando mercados como Cuba o Panamá, entre otros», explica Tamarit. «Y prevemos crecer en Sudamérica, así como en diversos países de la Unión Europea», agrega. Por otro lado, constata que «ha habido tiempos duros y difíciles, es decir, de baja rentabilidad. Los precios disminuyeron desde 2009, con lo que había que cambiar de estrategia y apostar por la ingeniería y la calidad. Entonces empezamos a desarrollar mecanizados de precisión y, sobre todo, mecanizado in situ », puntualiza el responsable de Industa.

Ampliación de instalaciones

Los planes de expansión de Industa no se detienen ahí. Recientemente ha adquirido nuevas instalaciones de 4.000 metros cuadrados donde ampliará diversos procesos de fabricación. Y tiene previsto invertir alrededor de 2 millones de euros en adquisición de maquinaria y programas de modernización .

Cuenta José Tamarit que en estas últimas dos décadas ha experimentado un notable crecimiento técnico y corporativo que le ha permitido adaptarse a las exigencias y cambios del mercado. «Esto es fruto, fundamentalmente, de los tres pilares básicos que definen la política interna de la empresa: calidad en el producto, calidad en el servicio y fomento de la formación y la mejora continua», resalta el principal ejecutivo de la firma.

«Industa ha sido capaz de poner en marcha una empresa dinámica y capaz de solucionar problemas de los clientes en cualquier momento. La rapidez de respuesta, la adaptación a las necesidades de los clientes y la calidad de nuestros procesos de fabricación se consolidan en nuestro modelo de negocio», agrega.

Compartir el artículo

stats