Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rebeca Torró: "Llevábamos tres años detrás de una factoría. Fue clave para VW"

El Consell presentó in extremis a la multinacional automovilística un proyecto que tenía muy trabajado por la alianza de baterías y se impuso a Extremadura y Aragón

Rebeca Torró

Rebeca Torró, secretaria autonómica de Economía Sostenible, formó parte del núcleo duro de la negociación con Volkswagen para la llegada de la gigafactoría de baterías a Sagunt. Torró activó la negociación enviando una carta al vicepresidente de Seat cuando Valencia estaba descartada. En semanas, la Generalitat logró convencer a la multinacional de las ventajas de instalarse en Parc Sagunt. La clave fue los tres años que el Consell llevaba trabajando en silencio para conseguir que una de las diez gigafactorías de baterías para el coche eléctrico previstas en Europa acabara en la Comunitat Valenciana.

¿Qué ha sido lo más complicado?

Lo más complejo es que teníamos que actuar como mucha rapidez porque empezamos más tarde que otros. En la propia negociación, estábamos ante una gran multinacional acostumbrada a negociar con proveedores. El hecho de que fuéramos una Administración pública generaba tensión. Había mucha presión porque ellos querían lo que querían. Había momentos en el que te sentías como un proveedor más. Siempre teníamos traductores. A veces pensábamos que era una cuestión de comunicación de cómo transmitían los traductores. Eso fue sobre todo al principio cuando todavía no había confianza. Luego todo fue fluyendo. Partíamos de un buen punto de negociación porque teníamos el mejor lugar para acoger la gigafactoría. La Generalitat no se ha visto nunca en algo como esto. Lo último fue hace 50 años con la llegada de Ford. La verdad es que la maquinaría se puso en marcha y nos fue bien.

En enero de 2021, el Gobierno lanzó una oferta ciega de una empresa interesada en montar una gigafactoría sin identificarla y la Comunitat presentó su candidatura. ¿Qué pasó?

Cuando vienen inversiones, el Gobierno de España envía a todas las comunidades la oferta por si se quieren postular. Cuando llegó no sabíamos quién estaba detrás. De hecho, nos dijeron que eran chinos. Enviamos una oferta con Parc Sagunt y se descartó con el papel.

¿Cuándo fue descartada la Comunitat?

Ese dato no lo sabemos. Yo lo que sé es cómo entramos otra vez.

La Generalitat se entera de que Volkswagen no está convencida de las opciones que manejaba y usted contacta directamente con la empresa el 8 de octubre de 2021.

Sí. Le llegó la información a Vicente García Nebot (director general de Urbanismo) y cuando lo pone en conocimiento de Presidencia, Ximo Puig decide entrar con todo y yo envío la carta al vicepresidente ejecutivo de compras de Seat, Alfonso Sancha.

¿Ellos ya habían empezado a buscar suelo aquí?

Que nosotros sepamos, no. Fuimos nosotros los que les dijimos: «Venid que tenemos un terreno bueno». De la carta a la primera reunión pasaron dos semanas. El liderazgo de la negociación ha estado en presidencia. Ximo Puig participó en la primera reunión.

Altos cargos coinciden en que para el ‘president’ era una prioridad la gigafactoría desde hace tres años.

Eso es así. Cuando vinieron, nosotros les dijimos: «No llegáis a una comunidad que empieza de nuevas». Venían a una comunidad en la que llevábamos tres años trabajando por una gigafactoría. En el momento en el que Europa dijo que hacían falta entre 10 y 12 gigafactorías de baterías para el coche eléctrico y no depender de China, nosotros empezamos a trabajar. Por eso creamos la Alianza Valenciana de Baterías con Power Electronics, que lidera otro tipo de proyecto enfocado al almacenamiento (de energías renovables). Cuando llegaron ya sabíamos de lo que hablaban y qué terrenos necesitaban. Ahí partimos con la ventaja de que veníamos con un trabajo hecho. Esto nos permitió ofrecer desde el primer momento elementos como universidades y nuestra red de institutos tecnológicos.

¿Cuál fue la clave para que se decidieran por Valencia?

No te dicen el detalle en sí, pero te hablan de la ubicación, la conexión, el puerto, el talento, las universidades y la red de institutos tecnológicos. Ellos se quedaron impresionados en la primera reunión. Otras comunidades llevaban diez meses trabajando y a nosotros nos dieron tres días desde que nos convocaron hasta que celebramos el primer encuentro. Han valorado mucho, y lo han repetido mil veces, la rapidez a la hora de darles una solución. Cada vez que nos planteaban un problema, rápidamente les dábamos una solución.

¿Cuánta gente de la Administración lo sabía?

Muchísima. Una veintena de personas. Para una cosa como esta son muchos porque al final todos tenemos familia y compañeros al lado. Firmamos documentos de confidencialidad los altos cargos que estuvimos en primera línea y los funcionarios. Nos la estábamos jugando. Si esto salía a la luz se rompía. Eso lo teníamos claro.

¿Dónde han sido las reuniones?

En Madrid y València. Ellos vinieron varias veces a ver los terrenos. Eso tenía que ser superconfidencial.

¿Ya están hablando con proveedores?

Sí. Estamos hablando para su instalación en Sagunt, pero no puedo concretar nada más. La gigafactoría y los proveedores van a ocupar las 200 hectáreas anunciadas.

¿Es muy contaminante el proceso de producción?

Ellos son muy escrupulosos con el medioambiente. De hecho, se preocupan hasta de qué vamos a hacer con los naranjos.

Los naranjos los talarán ya, ¿no?

Sí, pero quieren un proceso de economía circular. Que el serrín se utilice para otro proceso de actividad económica. Quieren ir por encima de los parámetros de sostenibililidad. Incluso estuvieron viendo la contaminación del aire porque allí está Arcelor Mittal.

¿Es complementario este proyecto con el de Power Electronics?

Es complementario porque el de Volkswagen va para el coche eléctrico y el de Power para el almacenamiento de energía generada en plantas solares. La AlianzaValenciana de Baterías y el liderazgo de Power Electronics nos han permitido demostrar ante Volkswagen nuestras capacidades.

Por cierto, ¿se planteó otra opción diferente a Parc Sagunt?

Cuando se presentan inversiones de este tipo, tenemos otras ubicaciones que ponemos encima de la mesa. Pero, claro, es que Parc Sagunt lo tiene todo y fue la que propusimos. Se ajustaba a lo que necesitaban: agua, gas, conexión por tren y puerto. Fuimos a tiro hecho. Cubríamos todo lo que necesitaban. Cuando llegaron ya estábamos trabajando en la expropiación de Parc Sagunt II, que se lo liquidan con las doscientas hectáreas que necesitan, y vieron en marcha las obras del corredor mediterráneo.

¿Qué supondría la electrificación de la factoría de Ford en Almussafes?

Si sale, es bestial. Imagine en lo que se convierte la Comunitat Valenciana. Valencia va a ser el centro de la electromovilidad de Europa. Falta que salga la electrificación de Ford y la gigafactoría de PowerElectronics. Trabajamos con la lengua fuera por lo que nos podemos convertir. Volkswagen sabe que Ford le puede sumar sinergias y viceversa. Ahora estamos centrados en Ford, que también es todo muy confidencial. Lo estamos haciendo con el mismo empeño que nos hemos volcado con Volkswagen. Puede ser la bomba para la Comunitat. Estos proyectos son un revulsivo para el Instituto de Energía y empresas que van a atraer talento. 

Compartir el artículo

stats