Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año sin almendras

Las heladas de marzo y abril han arrasado el cultivo en gran parte de las zonas productoras de frutos secos en España

Agricultor en una finca de almendros situada entre Sax y Castalla, afectada por la avispilla. | Pérez Gil

A las puertas del verano, los productores de almendras de la Comunitat Valenciana, como los del resto de territorios de España con implantación de este fruto seco, afrontan una campaña difícil y con unas pérdidas económicas elevadas debido a la merma de cosecha y de precios estancados a pesar de la escasa oferta. La ola de frío ártico a principios de abril provocó heladas en unas 30.000 hectáreas de las zonas interiores, hasta el extremo de echar a perder la totalidad de la cosecha en cientos de campos y causar un desplome de hasta el 70% en la producción de almendras. Por si faltaba poco, la escasez de horas de calor y las lluvias reiteradas agravaron los problemas de cuajado y han proliferado los hongos debido al calor actual, lo que eleva la necesidad de aplicar más tratamientos fitosanitarios a los cultivos. O sea, más costes de explotación.

A pie de campo, certifican esta situación productores de almendras como Ricardo Rubio, quien explota una extensión de 25 hectáreas en Altura (Alto Palancia). Este año estima una cosecha de unos 7.000 kilogramos de almendras ecológicas, más valoradas en el mercado y cuyas cotizaciones en origen se sitúan por encima de las principales variedades (comuna, largueta, marcona o guara, entre otras). Los cultivos ecológicos -España domina este segmento- no usan productos químicos en los fitosanitarios, nutrientes o herbicidas. Según explica Rubio, «la campaña viene mal dada por la escasa oferta, la presencia de hongos y unos precios que no mejoran». Rubio, quien destaca el valor añadido de los agricultores que apuestan por la producción ecológica, advierte que el sector español está expuesto a la «globalización» y la fuerte dependencia de los principales países de producción de almendras: EE UU (sobre todo California) y, en menor medida, Australia.

La producción de almendras en España está encabezada por Andalucía, con 210.000 hectáreas.

Cotizaciones

La evolución de las cotizaciones reconocidas en las principales lonjas nacionales refleja el buen comportamiento de la almendra ecológica, pues fluctúa en una horquilla que va de los 7,5 a rozar los 9 euros el kilogramo, consolidándose, un año más, como la mejor valorada. Sin embargo, los precios del resto de variedades siguen estancadas. Así, la marcona se mueve entre los 5,6 y los 7,3 euros el kilo; a continuación se sitúa la largueta, que cotiza entre los 4,5 y los 5,4 euros. Y, por último, la comuna, que oscila entre los 2,7 y los 4 euros el kilo. El agricultor dispone de estas referencias que publican el primer lunes de cada semana las lonjas más conocidas de España, que son las de Reus, Albacete y Murcia.

Más allá de las inclemencias meteorológicas, un informe de Agbar constata que España posee un enorme potencial de crecimiento en el cultivo de almendro a tenor de las cifras que maneja, con un incremento de un 6% de la superficie cultivada en el último año, hasta superar las 744.000 hectáreas, frente a las 700.000 del ejercicio anterior. Así se desprende de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esryce) que elaboró en 2021 el Ministerio de Agricultura.

Por territorios, Andalucía continúa encabezando la clasificación, con más de 201.000 hectáreas de almendro; seguida de Castilla-La Mancha, que supera las 154.000 hectáreas; Murcia, con 109.000; Aragón, con más de 95.000; la Comunitat Valenciana, con 92.000; y Cataluña, que roza las 41.000.

Armando Boullosa, responsable de la sectorial de frutos secos de AVA-Asaja, con campos en l’ Hoya de Buñol, sostiene que la campaña 2021/2022 será «desastrosa» para algunos agricultores. En su caso ha perdido el 90% de la producción de almendra. Las organizaciones agrarias AVA-Asaja y la Unió de Llauradors alertan de la situación «catastrófica» tras la confluencia de factores coyunturales y estructurales, lo que está provocando que algunos agricultores ya se estén planteando «incluso el abandono de sus cultivos, en su mayoría de secano y con escasa implantación del regadío, cuyas rentabilidades son muy superiores», asegura la organización liderada por Carles Peris.

Navidades más caras

La crisis de producción de la almendra tiene otra derivada: encarecerá la Navidad al subir el precio del turrón dada la menor cosecha y tener que acudir a los mercados externos. El precio del turrón, según los industriales del sector, aumentará tanto el que tiene Denominación de Origen Alicante y Xixona, que debe elaborarse con almendra autóctona, como el de otros fabricantes porque las empresas deberán importar esta materia prima, cuyos precios aumentarán cuando arranque la temporada turronera.

Cooperativas Agro-alimentarias de España ha realizado la estimación de producción de este alimento para la campaña 2022, que eleva a 61.684 toneladas de almendra en grano. En el conjunto de España se prevé, por segundo año consecutivo, una caída media de la producción del 29% como consecuencia, por un lado, de las fuertes heladas que afectaron principalmente a la mitad norte de España, y, por otro, del impacto de la sequía y la proliferación de las enfermedades fúngicas de la piel por las excesivas lluvias en Andalucía, Murcia y la Comunitat Valenciana. Esta situación afecta a la producción convencional y, especialmente, a la ecológica.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats