Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Alberto Garzón: "Queremos un Estado federal que acabe con la nefasta financiación"

«Podemos evitó la lista de confluencia en la Comunitat Valenciana porque sólo buscaba una alianza con Compromís para sus intereses particulares, pero se han ido al centro y nos dejan toda la izquierda»

Alberto Garzón: "Queremos un Estado federal que acabe  con la nefasta financiación"

Alberto Garzón: "Queremos un Estado federal que acabe con la nefasta financiación"

Garzón habla claro y muy directo: Igual denuncia el dinero pagado en rescates a la oligarquía madrileña que capitanea Florentino Pérez que llama corrupto al «ciudadano Juan Carlos de Borbón». Dice que Podemos se ha ido al centro para competir con Ciudadanos, PSOE y PP y reivindica a IU como única opción de izquierda. Presenta su candidatura como rupturista con una España que no le gusta. Asegura que la Constitución se incumple en sanidad, educación o vivienda y critica la reforma de élites que alumbró la Transición para que todo siguiera igual.

¿Tiene la sensación de que IU sigue viva aunque a muchos les gustaría enterrarla?

Siempre ha habido esa intención hacia los más críticos con el sistema y el régimen político, para que no participen ni tengan influencia. Hay empresas y oligarquías en este país que siempre lo han querido así, pero ya se pueden ir despertando del sueño porque eso no va a suceder. Vamos a ser una fuerza determinante con un rol como las CUP en Cataluña.

¿Han tenido épocas de bonanza y etapas muy duras, cómo definiría la actual?

Hemos pasado la travesía del desierto sin cantimplora con momentos muy difíciles, duros. Iniciamos un proceso de renovación muy acelerado en medio de campañas electorales, pero ha tenido repercusión en la gente, los actos se llenan, subimos en las encuestas y podemos dar la sorpresa.

¿Cómo se supera la invisibilidad si no le dejan participar en debates de máxima audiencia?

No es fácil y por eso hacemos una campaña a la ofensiva. Pero la invisibilidad es estructural para nosotros. Se nos excluye de los debates y se hurta a la ciudadanía de una herramienta para decidir su voto. Pero no vamos a perder mucho tiempo en ello, queremos que la mayoría social conozca nuestro programa, multiplicamos los actos y la presencia en los barrios a través de gente que se desloma para que llegue nuestro mensaje.

¿Repetir el diputado por Valencia de Ricardo Sixto en 2011 sería un excelente resultado?

Las encuestas son volátiles, pero nos dan el diputado por Valencia e incluso por Alicante. No nos marcamos techo, lo que vamos a hacer es una campaña honesta y vamos a dar la sorpresa.

¿Sitúe a Izquierda Unida en el espectro político actual?

Somos el único partido de izquierda clásica. Vemos como el resto tratan de irse al centro. Podemos, cuando surgió en las elecciones europeas, era un partido fresco y renovado, con mucha ilusión. Pero desde que se rompió la posibilidad de la unidad popular, ha dado un giro al centro coincidente con el de PSOE, Ciudadanos o PP. Van a encontrarse todos en la disputa de ese voto menos ideológico y más moderado. Nos han dejado sólos en la izquierda defendiendo unos valores que son los mismos que la sociedad vio en Podemos y que le ilusionaron.

¿Cómo nos ven a los valencianos desde Madrid?

Ha habido un cambio desde mayo. Se percibe diferente después de tantos años de mayorías del PP. Seguimos conociendo noticias sobre corrupción o uso ilegítimo de lo público, pero se ve que Valencia ha dado un ejemplo de cambio a nivel municipal y autonómico, lo que permite pensar en instrumentos de izquierdas.

¿Usted tiene alguna receta para esta autonomía, la única que es pobre y paga al Estado?

La consideración principal es que todas las personas son iguales y Valencia tiene que tener una financiación adecuada. Nosotros reclamamos un proceso constituyente, abrir la Constitución, que el debate baje a la calle y nuestra propuesta es un modelo federal que permitiría replantear toda la financiación para que no sea de nuevo una huida hacia adelante que no contente a nadie. Un modelo federal permitiría clarificar las competencias y garantizar la solidaridad, nosotros no somos independentistas y lo que queremos es llegar a un acuerdo todos, vascos, catalanes, valencianos? El actual sistema es nefasto.

EU está hoy fuera de las Corts por el avance de Compromís y Podemos. ¿Fue injusto?

Hay un elemento claro de injusticia, incluso lo reconoció la gente que no votó a EU, porque fue punta de lanza contra la corrupción y los desvaríos del PP y producto también de una ley electoral que en unos territorios es el 3% y aquí el 5%, pero al final es la decisión de la gente y hay que hacer autocrítica. Estamos en un proceso de renovación que comienza con mi candidatura a la presidencia del Gobierno y a partir del 20 de diciembre hay que repensar la izquierda para que la gente tenga una herramienta adecuada.

¿Qué opinión le merece el pacto Compromís-Podemos y la ausencia de Esquerra Unida?

Es paradójico. Nosotros hemos buscado continuamente la confluencia, la elección por primarias en todo el Estado; repetir las experiencias satisfactorias de Madrid o Barcelona, pero Podemos renunció y fue el responsable. Después ha tejido alianzas en función de sus intereses particulares y en Valencia no se pudo hacer el proceso amplio. Pero Podemos e IU somos proyectos muy diferentes. Podemos llegó a tratarnos de forma peyorativa, no quería reconocernos y lo dijo muy claro. Así era imposible trabajar. Pero nos han dejado un gran espacio en la izquierda con su giro al centro.

¿Concrete en qué se ha ido al centro Podemos?

Comparte con el PP, PSOE y Ciudadanos la defensa del libre mercado en el sector eléctrico; el mantenimiento de los compromisos con la OTAN y la alabanza a la cultura de la transición. Eso choca porque nosotros queremos un nuevo país, a partir de una nueva Constitución, que demandamos desde el 15-M como hacía Podemos, pero que ellos ya no lo hacen. Sólo nosotros.

Dé alguna pincelada valenciana de su programa?

Queremos que la Constitución prohíba las privatizaciones sanitarias, de la que la Comunitat Valenciana es un claro ejemplo con el modelo Alzira y la llegada de corporaciones norteamericanas.

Compartir el artículo

stats