05 de septiembre de 2013
05.09.2013
Traslado a Ginebra

Los duques de Palma venden su palacete por 9,8 millones

La casa lleva en venta desde principios de año y ya ha tenido un posible comprador, pero la operacion no prosperó

05.09.2013 | 23:18

Los duques de Palma estuvieron a punto de vender su casa del barrio barcelonés de Pedralbes antes del pasado verano, pero la operación no culminó debido a problemas de financiación por parte del comprador, de manera que la propiedad sigue en venta a través de varias inmobiliarias internacionales.

El llamado "palacete de Pedralbes" lleva en venta desde comienzos de año, según ha confirmado a Efe François Carrière Pastor, director general de Coldwell Banker Spain, la agencia a la que la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin encargaron la misión de ofertar la casa, de manera discreta, para vender o alquilar.

Si el precio de venta es de 9,8 millones de euros, el alquiler mensual alcanza los 25.000 euros, por un período mínimo de un año, unas cantidades que aunque Carrière reconoce que pueden parecer una "locura" son factibles dentro del sector de viviendas de lujo, que se mueve en parámetros distintos al mercado inmobiliario general.

De hecho, el responsable de la agencia hace notar que en la zona de Pedralbes encontrar un chalé como el de los duques de Palma, en una finca de 2.000 metros cuadrados y con 1.000 construidos, casi nuevo, es algo "muy difícil" y constituye una "rareza", por lo que sí ve posible que en algún momento logre comprador.

Antes del verano, un cliente extranjero no europeo ("que no era ruso", aclara) se mostró muy interesado en la compra, que estuvo a punto de materializarse, si bien finalmente no culminó por problemas de financiación, ha revelado a Efe.

Como prueba de que es posible encontrar compradores interesados, François Carrière recuerda que su empresa intermedió hace no mucho tiempo en la venta de un piso de 500 metros cuadrados en el Paseo de Gràcia de Barcelona, a reformar, por 6,5 millones de euros.

El mercado ruso es un área de potenciales compradores, aunque también el anglosajón y el del mundo árabe, añade antes de remarcar que hasta ahora la casa se había promocionado muy discretamente, sin difundir imágenes de su interior, lo cual dificultaba considerablemente las transacciones.

Sin embargo, ahora tienen el visto bueno para darla a conocer con fotografías y, de hecho, además de su empresa hay otra inmobiliaria que la oferta en el mercado ruso a través de la web BarcelonaRent.info, gracias a cuyas imágenes ha sido posible conocer por vez primera el interior de la mansión.

Carrière asegura que la mayoría de los clientes que se han interesado por la casa eran extranjeros y no buscaban la casa de los duques de Palma, sino una propiedad de 2.000 metros cuadrados que encajara con sus necesidades, por lo cual el hecho de que ellos sean los propietarios no es algo que haya ayudado a venderla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook