19 de noviembre de 2013
19.11.2013
Anteproyecto de ley

Interior ve "apresuradas" las críticas a la ley de Seguridad

El Ministerio afirma que no se penará la mera captación de imágenes de policiás, sino su "uso malintencionado"

19.11.2013 | 22:32

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha tildado de "apresuradas" los críticas tan contundentes vertidas por partidos políticos como el PSOE e IU acerca del borrador del anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, ya que dicho texto está en fase "muy preliminar".

Preguntado por medios de comunicación sobre las primeras reacciones a la propuesta de Interior y antes de reunirse con asociaciones de vecinos y comerciantes de Madrid, Martínez ha destacado que "sin siquiera conocer la letra de la ley" y solo con los comentarios que han trascendido sobre el contenido del borrador es "un poco apresurado" hacer críticas "tan contundentes".

"Queda mucho recorrido y mucho debate. Entiendo que se hayan producido opiniones y que son respetables, pero hay que poner de manifiesto que estamos en una fase muy preliminar", ha insistido.

Así, Martínez ha explicado que la nueva Ley de Seguridad Ciudadana no penará la "mera captación" de imágenes de las Fuerzas de Seguridad, sino el uso "malintencionado, lesivo y agresivo" de esas imágenes para convertir a los agentes que están "garantizando el ejercicio del derecho de manifestación" en "víctimas de ataque" o para "poner en riesgo el éxito de la operación".

Martínez ha reconocido que la difusión de imágenes "forma parte de una libertad fundamental, como es la libertad de expresión y el derecho a la información", y ha afirmado que lo que se pretende es que se difundan imágenes para "agredir" a los agentes que "están garantizando el ejercicio del derecho de reunión o manifestación". Sin embargo, ha añadido que la ley está en una fase muy preliminar, le queda aún "mucho camino" y no está claro aún cómo será su redacción.

Críticas de la oposición

Tanto el PSOE como IU han tildado la iniciativa de "represión ciudadana" impropia de un sistema democrático, en palabras de la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, mientras que los partidos de la Izquierda Plural han anunciado ya movilizaciones contra este proyecto para que la ley "nazca muerta".

Para el número dos de Interior, la valoración sobre un borrador exige "un mayor conocimiento del texto, sin conjeturas" y, sobre todo, que sea cuando éste pase por varios trámites como su aprobación en Consejo de Ministros -previsiblemente este viernes-, su remisión a los órganos consultivos para que emitan dictamen, volver a la Mesa de Moncloa y finalmente iniciar su debate en las Cortes.

Martínez ha defendido que el anteproyecto pretende asumir una nueva realidad punitiva en España que surge por la reforma del Código Penal, del que se eliminan las infracciones tipificadas como faltas que pasan a ser infracciones administrativas (muy graves, graves y leves) que se recogerán en esta ley.

"Si estamos diciendo que el derecho penal es el último estadio, el hecho de que algunas conductas salgan de esa norma y sean infracciones administrativas a priori no se me ocurre que sea una medida reaccionaria", ha sostenido antes de reiterar que sobre este argumento "no es fácil establecer una crítica".

A juicio del secretario de Estado de Seguridad, la nueva normativa, que derogará la de 1992, la ley Corcuera, polémica por la llamada "patada en la puerta" que el Tribunal Constitucional tumbó, establecerá un catálogo "más preciso" y "con más garantías".

Una ley "mejor"

"Será una ley mejor, no para sancionar más sino para sancionar mejor", ha hecho hincapié Martínez quien ha recordado que las cuantías que se establecen según la gravedad de las infracciones es la misma que la que fijaba la vigente norma.

Respecto a las críticas al anteproyecto del Sindicato Unificado de Policía, el mayoritario en el cuerpo, Martínez ha defendido que las organizaciones sindicales hicieron aportaciones al texto que se tuvieron en cuenta, ya que en la elaboración del borrador se ha tenido "muy presente el criterio y la experiencia de la Guardia Civil y la Policía".

Entre otras conductas que serán infracciones administrativas muy graves, que se multarán de 30.001 a 600.000 euros, figuran la grabación y difusión de imágenes de policías cuando atenten contra su derecho al honor o la intimidad y las protestas frente al Congreso o el Senado cuando no se hayan comunicado.

Serán graves, con multas entre 1.001 a 30.000 euros, entre otras, insultar o amenazar a un policía o alterar el orden público encapuchado o con cualquier elemento que dificulte la identificación de la persona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine