Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tensión entre Casado y Ayuso

El PP teatralizará su agitación interna en el congreso de Castilla-La Mancha

García Egea y Ayuso participarán en el cónclave el sábado, pero todo se ha organizado para que no coincidan

Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso.

Solía decir Josep Piqué, cuando era líder del PP de Cataluña, que los problemas en los partidos políticos se parecen mucho a los de las familias. Este fin de semana, los populares de Castilla-La Mancha celebran su congreso, en el que será proclamado, otra vez más, Paco Núñez, y la preparación del cónclave ha adolecido de las mismas dificultades que cuando hay que organizar las mesas de una boda en una familia mal avenida: mejor que coman separados los primos que no se hablan.

El malestar interno por el choque entre el líder, Pablo Casado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a cuenta de quien tiene que coger las riendas del PP de Madrid, ha obligado a la dirección de los populares manchegos a preparar un calendario de manera que no se produzcan escenas incómodas. La distribución de los actos se ha hecho en dos jornadas, una estructura que favorece que los invitados vayan pasando sin encontronazos. Este sábado por la mañana, inaugurará el congreso a las 12.30 el secretario general, Teodoro García Egea. Él, como escudero de Casado, se ha mantenido en que las posibles primarias que haya que hacer se convoquen la próxima primavera y no ahora, que es lo que desea Ayuso.

Al mediodía habrá un almuerzo benéfico por los afectados del volcán de La Palma, pero García Egea no se quedará por razones familiares. A esa hora empezarán a llegar al congreso, que se realizará en Puertollano (Ciudad Real), los presidentes autonómicos, de manera que no está previsto que la dirigente madrileña y el secretario general se topen. Núñez ha invitado a todos los barones y ha tenido eco. Acudirán ocho: Ayuso; los presidentes de los gobiernos autonómicos Juanma Moreno (Andalucía), Fernando López Miras (Murcia) y Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León), y los líderes del partido Teresa Mellada (Asturias), José Antonio Monago (Extremadura), José Ignacio Ceniceros (La Rioja) y Carlos Iturgaiz (País Vasco). Ha fallado Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, que ha excusado su ausencia.

Por la tarde hay una mesa redonda similar con alcaldes, aunque no cabía invitar al de Madrid, José Luis Martínez Almeida, porque solo participarán primeros ediles y portavoces municipales de las cinco provincias de Castilla-La Mancha. Almeida es el tercero en discordia en el choque con Ayuso. Él ha facilitado a la sede de Génova que pueda defender la fórmula de que es mejor optar por una "tercera vía" al no aclarar él si va a dar un paso al frente y si va a echar o no un pulso a su compañera de filas en unas primarias. Casado prefiere que otra persona, diferente a Ayuso y a Almeida, dirija el PP de Madrid con el argumento de que ellos dos tienen responsabilidades suficientemente pesadas como para llevar también el partido.

"Echar agua" al conflicto

El líder de los populares tampoco tendrá ocasión de cruzarse con la dirigente, ya que acudirá a Puertollano el domingo, el día que Núñez será proclamado ganador (es candidato único). Casado hasta marzo mantenía una relación excelente con Ayuso, después de más de 15 años juntos en las juventudes. Ese mes se produjeron los primeros choques por la confección de las listas para las autonómicas del 4-M y Génova empezó a pensar que la candidata, que había evolucionado mucho políticamente durante la pandemia gracias a sus encontronazos con Pedro Sánchez, podía ser una amenaza.

"Ella se crece en el conflicto", admiten en el equipo de Casado. Los asesores del líder aseguran que su objetivo es "echar agua" al asunto y esperar que pasen los meses "hasta que toque el congreso de Madrid, la próxima primavera". "Acallar esto ya es imposible. Ella está enfadada por la reacción de Casado cuando ella anunció en septiembre que se iba a presentar y pidió el congreso ya. Y como ella solo reclama lo mismo que Moreno o Mañueco, mandar en el Ejecutivo y en el partido, su posición se entiende mejor que la de ellos. [Casado] está haciendo que aparezca como una víctima", tercia un barón que les ha pedido a ambos que se sienten y cierren esta crisis.

Compartir el artículo

stats