Ruta del Vino de Utiel-Requena

Ruta del vino, campos de viñedos que se extienden hasta donde alcanza la vista

Descubre los orígenes del vino con una travesía de 2 700 años de historia

En el corazón de una región impregnada de magia se despliegan bellos paisajes que cautivan los sentidos, dibujando un escenario encantado donde un mar de viñedos se extiende hasta donde alcanza la vista. Estos campos, embellecidos por la danza de las vides, encierran secretos de la tierra que han sido cultivadas con dedicación y maestría a lo largo de más de 2 700 años de historia vitivinícola.

En cada hilera de cepas se teje una narrativa que habla del amor por la tierra y la pasión por el vino, una tradición que ha resistido el paso del tiempo. Pero no solo la naturaleza revela sus encantos en este rincón mágico; los pueblos que dibujan este paisaje despiertan la nostalgia de épocas pasadas, con bellas plazas y casas de fachadas pintorescas que narran la historia de generaciones que han forjado su vida en torno a la viña. Sin embargo, más allá de la estampa visual, la hospitalidad genuina de su gente envuelve al viajero con una cálida bienvenida y una estancia inolvidable.

El nacimiento de una joya enológica

En el año 1999, una amalgama de entidades y empresas, impregnadas por el deseo de impulsar el turismo de interior, dio vida a la Ruta del Vino de la Denominación de Origen Utiel-Requena. Desde entonces, esta ruta se ha convertido en una joya enológica y turística, formando parte del ambicioso proyecto Rutas del Vino de España, respaldado por ACEVIN. Con diez municipios bajo su abrazo —Camporrobles, Caudete de las Fuentes, Chera, Fuenterrobles, Requena, Siete Aguas, Sinarcas, Utiel, Venta del Moro y Villargordo del Cabriel—, la ruta se extiende en un diámetro de 45 kilómetros, ofreciendo un abanico de experiencias que combinan deporte, naturaleza, cultura y gastronomía.

Una viña de la Ruta del Vino de la Denominación de Origen Utiel-Requena en plena cosecha

En esta región, el vino es una narrativa que se remonta al siglo VII a.C. Los vestigios arqueológicos hallados en yacimientos íberos como Las Pilillas de Requena, El Molón en Camporrobles, o Kelin en Caudete de las Fuentes, confirman que la Ruta del Vino de Utiel-Requena es una cuna ancestral del sector vitivinícola español.

Aventuras entre viñedos y naturaleza

La Ruta del Vino de Utiel-Requena se despliega en cuatro fascinantes recorridos. La Ruta de los Iberos, partiendo desde Utiel, nos sumerge en los vestigios arqueológicos de la población íbera del siglo VII a.C. La travesía lleva a visitar el poblado ibérico amurallado Kelin en Caudete de las Fuentes, el estratégico yacimiento El Molón, y el antiguo centro de producción vinícola La Solana de las Pilillas y la Rambla de la Alcantarilla.El turista que busca aventuras entre viñedos y naturaleza puede contemplar el trayecto desde Utiel hasta Venta del Moro como una opción imperdible. En el Parque Natural de las Hoces del Cabriel, con 31,446 hectáreas, se despliegan actividades como senderismo, piragüismo, barranquismo y rutas en quad o a caballo. En Villargordo del Cabriel, los amantes del ciclismo pueden disfrutar de paisajes idílicos y sumarse a una ruta enociclista, culminando con la visita a una bodega de la Ruta del Vino de la DO Utiel-Requena.

Grupo de personas practicando barranquismo en el Parque Natural de las Hoces del Cabriel, Valencia, España.

La tercera propuesta se centra en la riqueza natural y la experiencia familiar, invitando a los peregrinos a explorar enclaves de asombrosa belleza. Entre estos destinos destacan parajes como el Parque Natural de las Hoces del Cabriel, la zona húmeda de Lavajos de Sinarcas y las Salinas de Jaraguas en Venta del Moro. Asimismo, la provincia de Valencia alberga una red de senderos y otros tesoros naturales con diversidad de experiencias para sumergirse en la disparidad de los paisajes que abraza esta región única.

Las ciudades de Requena y Utiel son tesoros culturales en el interior de la Comunitat Valenciana. Además de la tradición carnicera y vinícola, los visitantes pueden explorar la iglesia de Santa María, la Alcazaba, el Palacio del Cid y las cuevas medievales en Requena. En Utiel, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, el Convento de la Merced, el Convento de San Francisco, y otros lugares históricos dan vida a la rica cultura de la región.

Explora las bodegas asociadas

El viaje se puede completar con las visitas a las bodegas asociadas a la Ruta: Nodus, Vegalfaro, Chozas Carrascal, Utielanas, Neleman, Coviñas, Hoya de Cadenas, Emilio Clemente, Cerrogallina, Pago de Tharsys, Sierra Norte, Dominio de la Vega, Murviedro Bodega Histórica y Vera de Estenas. Una experiencia inolvidable, que en algunos casos incluye la posibilidad de pernoctar entre barricas y viñedos.

Barriles de vino apilados en una bodega tradicional de Utiel-Requena

Sumergirse en la Ruta del Vino de Utiel-Requena es embarcarse en un viaje a través de los sentidos. La fusión entre la naturaleza, la cultura arraigada y la hospitalidad palpable crea una experiencia única que deja una huella imborrable en quienes tienen el privilegio de recorrerla. Cada paso es un encuentro con la autenticidad de esta tierra, una inmersión completa en la esencia misma de una región. En cada botella, en cada viñedo y en cada sonrisa acogedora de los lugareños, se encuentra la promesa de un viaje inolvidable, donde el pasado y el presente convergen en una sinfonía de aromas y sabores que perduran en el paladar y en la memoria