10 de junio de 2020
10.06.2020
Levante-emv
Denuncia

Un labrador dona a Meliana 8.000 kg de patatas antes de malvenderlos

El "Figo" los ha entregado al consistorio para que los reparta entre las familias más necesitadas después de que intentaran pagarle a 0,13 euros el kilo

10.06.2020 | 19:17
Patatas clasificadas para el reparto.

Vicent Gimeno, 'el Figo', un labrador de Meliana, ha preferido donar al ayuntamiento 8.000 kilos de patatas de la cosecha de este año para los sectores vulnerables del municipio, después de que los comercializadores le ofrecieron "una miseria" por el fruto de su trabajo, según informan fuentes municipales.

Cómo destaca la concejala de Agricultura, Amparo Martí, "precisamente este año, cuando se ha demostrado durante la crisis que es importante contar con un sector agrario fuerte y reconocido para poder proveer de alimentos la población con garantías, nos hemos encontrado que dos cosechas de la temporada como la de la patata y la cebolla se han pagado muy por debajo del precio de coste, un hecho que ha obligado los productores en muchos casos a dejarlas perder y rotovatar-las en los campos".

Al labrador de Meliana le ofrecían unos 0,13 euros por kilo de patatas cuando el precio del coste de producción aproximado de una hanegada es de 450 euros sin contar sus horas de trabajo.

Este hecho ha motivado que Vicent, "en lugar de dejar perder la cosecha, haya decidido recogerla y darla en el ayuntamiento para que la repartiera entre los sectores más vulnerables, en un acto de solidaridad que se le ha agradecido y reconocido", añade la edila.

El labrador de Meliana trasladó los 8.000 kilos al almacén de la brigada municipal donde diferentes trabajadores, junto con voluntariado, se han encargado de arreglar las patatas para distribuirlas desde los Servicios Sociales municipales y Cruz Roja, una donación que ha sido recibida por la ciudadanía y las personas beneficiadas.

"Lo que pasa con el campo valenciano no tiene nombre. Es un delito que cada cosecha el labrador se la juego con todas las incertidumbres climatológicas, de mercado, ambientales o de la política europea, sin ningún tipo de cobertura efectiva, y que el comercio y la distribución hagan todo el negocio. Esta situación no puede continuar, más aún si en nuestro caso queremos mantener la huerta que, paradójicamente, hemos protegido recientemente", concluye la edila, quien cree que el recién creado Consell de l'Horta tendrá que abordar estas situaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook