Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio transfiere a Picassent la gestión de la torre Espioca

La Conselleria de Cultura da por finalizado el proceso de restauración integral y el consistorio podrá intervenir en los accesos

La torre Espioca

La torre Espioca

La directora general de Patrimonio, Carmen Amoraga, y la alcaldesa de Picassent, Conxa García, han firmado un documento en el que se explicita la cesión de la gestión de la torre de Espioca al consistorio de l’Horta Sud, una vez ha finalizado por completo el proceso de restauración integral. Según el documento, que ahora tendrá que ratificar el pleno de la corporación de Picassent, en la sesión mensual ordinaria de esta semana, se deja claro que el ayuntamiento tiene ahora la «responsabilidad» sobre la torre, tanto en lo que se refiere a programación de actividades, como a la preservación.

La torre de Espioca fue cedida hace dos años por los diversos propietarios al ayuntamiento por un período de 50 años, con la condición de que la Conselleria de Cultura realizara una intervención que garantizara su pervivencia. En aquel momento, estaba al borde de desaparecer por el riesgo de colapdo, debido a su deterioro estructural, fruto de años de abandono.

Durante el ejercicio 2019, Cultura se encargó de la restauración del emblemático monumento, a través de dos empresas especializadas: la adjudicataria de la redacción del proyecto y la que, con su supervisión, ejecutó la obra.

La reforma se centró tanto en reparar las enormes grietas que presentaban las diferentes fachadas así como los daños en la cubierta, y en volver a colocar una escalera interior que, no solo la hiciera accesible, sino que ejerciera de elemento que evitara el desplome. La obra acabó en febrero de este año, tal y como informó Levante-EMV, aunque faltaba la inspección final de la Conselleria de Cultura, que certificara que se había actuado según el proyecto presentado.

La pandemia y el estado de alarma retrasaron ese trámite, previsto para marzo pero que tuvo que aplazarse a mayo. Y una vez recibida la obra por parte de Cultura, faltaba el paso final de poner la torre a disposición del Ayuntamiento de Picassent.

Divulgación y mantenimiento

De este modo, en el documento que esta semana validará el pleno, la conselleria certifica la obra realizada y transfiere al consistorio la «responsabilidad» de actuar a partir de ahora en la torre, tanto en lo que se refiere a su divulgación a la sociedad, como a las acciones futuras de mantenimiento y conservación que hubiera que acometer.

Este requisito de cesión de la gestión posibilitará que ahora la institución local encargue el proyecto de mejora de los accesos, necesario para poder utilizar la torre, además de instalar la señalización pertinenteque interprete este legado y narre el proceso de rehabilitación. Y, una vez ejecutadas estas acciones, el ayuntamiento podrá programar la apertura a la ciudadanía. Para esta última fase, todavía no hay ninguna fecha prevista.

«Tendremos la responsabilidad del monumento que es nuestro emblema»

Cada paso en este largo proceso, que se inició con las negociaciones para la cesión, es «importante» para Picassent. Así lo expresa su alcaldesa, Conxa García, una de las artífices de toda la operación,junto a la directora general de Patrimonio, Carmen Amoraga.

Para la mandataria, el documento que se ha firmaod y que ya está en poder del consistorio «significa que Picassent tendrá la responsabilidad, a partir de ahora, de un monumento que es su emblema más importante» y también un símbolo en la comarca de l’Horta Sud.

Conxa García considera que ahora vienen otras fases que también sin significativas en el proceso, como la actuación en los accesos y también toda la divulgación que el consistorio prepara de esa parte de su historia.

Un proceso negociado

«La restauración fue muy importante porque evitó que el monumento desapareciera. Y también fue vital que las familias privadas, que eran las propietarias de la torre (una parte de Madrid y otra parte vinculada a una empresa de Benetússer), accedieran a donarla al ayuntamiento por 50 años», en un proceso negociado.

Compartir el artículo

stats