Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo la mitad de los consistorios de l’Horta Sud tiene agentes de igualdad en la plantilla municipal

Torrent no dispone de esta figura que sí tienen municipios mucho más pequeños como Massanassa - Los consistorios y las asociaciones feministas salen a la calle en pequeños actos

Acto institucional por el día internacional en la ciudad de Torrent, organizado por el ayuntamiento. | A.T.

Acto institucional por el día internacional en la ciudad de Torrent, organizado por el ayuntamiento. | A.T.

La voluntad de los ayuntamientos de la comarca de l’Horta Sud para luchar contra la violencia machista existe y, de hecho, ayer se volvió a poner de manifiesto con numerosos actos de pequeño formato que sacaron esta reivindicación a la calle o la difundieron a través de las redes sociales, al igual que ocurrió en l’Horta Nord . No obstante, los recursos públicos con los que cuentan las mujeres víctimas de violencia machista varía mucho según los municipios en los que residen, básicamente por la dotación de personal y su especialización.

De este modo, de los veinte pueblos de l’Horta Sud, solo la mitad tienen a día de hoy en la plantilla municipal la figura de agente de igualdad, que es la profesional reconocida para desarrollar ciertas competencias. En algunos casos, el tamaño de la población hace que no se pueda llegar a ese nivel de especialización pero hay excepciones como Torrent, la capital y ciudad más grande, cuyo ayuntamiento no tiene ni agente de Igualdad ni tampoco técnica. La atención a las mujeres, en la Casa de la Dona, la realiza personal de los servicios sociales. Según la concejala de Igualdad, marina Olivares, un problema en el procedimiento impidió en anteriores años tener estas figuras. El consistorio sí que dispone de una agente de Policía Local especializada en violencia machista.

Los consistorios que sí tienen agentes de igualdad, algunos desde hace años, son Alaquàs, Aldaia, Alfafar, Catarroja, Manises, Mislatra, Quart y Xirivella, e incluso otros de menor tamaño como Paiporta y Massanassa. Estos ayuntamientos son también los que disponen de equipos más completos que incluyen, en la mayoría de casos, asistencia psicológica, asesoramiento jurí dico y trabajadoras sociales específicas, además de Policías Locales adheridas al sistema Viogen (en este último caso hay que añadir Picanya) o con unidades especializadas.

Además, solo ocho ayuntamientos tienen lugares de referencia para la atención de las mujeres (Alaquàs, Aldaia, Alfafar, Catarroja, Manises, Mislata, Quart y Torrent) meintras que en el resto se realiza en las dependencias de los servicios sociales, cuyos equipos de base son también los que atienden a las víctimas. En el caso del pequeño pueblo de Llocnou de la Corona, con apenas 100 habitantes y siete calles, según la Guíade Recusos Municipales, editadapor la Mancomunitat de l’Horta Sud,las mujeres han de ser remitidas al centro de servicios sociales de Beniparrell.

130 mujeres con órdenes de protección en Torrent

Un total de 130 mujeres tienen órdenes de alejamiento en Torrent en la actualidad, de las cuales la mayor parte están atendidas por la Comisaría de Policía Nacional y el resto por la Policía Local. En consistorio atiende, en estos momentos, a 53 mujeres, algunas con órdenes de alejamiento y otras sin ellas. Por su parte, en Picassent actualmente 34 mujeres cuentan con una orden de protección y 50 mujeres han sido atendidas por primera vez por el Servicio municipal de Atención a las Mujeres, de las cuales, 25 son víctimas de violencia de género. 

«Las secuelas psicológicas son muy graves»

El departamento de salud de Manises, que dirige el hospital de gestión concertada en la ciudad (uno de los seis que actúan en la comarca de l’Horta) también se ha pronunciado, desde el punto de vista profesional sobre la violencia machista y las secueklas que deja en las mujeres. 

De este modo, la trabajadora social en el Centro de Salud de Manises y agente de igualdad Sonia Ricart explica que «durante mucho tiempo se ha puesto el foco de atención en las afecciones físicas de las mujeres víctimas de violencia de género. Sin embargo, nadie habla de que el 60% tienen problemas psicológicos y emocionales moderados o graves». stas secuelas, según Ricart, «son numerosas y requieren, en la mayoría de los casos, un proceso de recuperación largo y costoso en las mujeres ya que afectan a su salud mental». Esto se concreta en trastornos de estrés postraumático complejo y depresión que «se manifiestan en sentimientos negativos, autoestima baja, miedos diversos y una inseguridad vital que es necesario que se traten».

Por ello, la profesional valora que, tanto la salud física como la salud mental tienen que ser prioritaria en la atención sanitaria de estas mujeres ya que el proceso de recuperación posterior es lento y progresivo. «Si descuidamos de la salud mental de las pacientes que acuden a los centros sanitarios, cometemos el error de no abordar el problema en su completa dimensión» indica, para lo que el departamento actúa con equipos multidisciplinares.

Compartir el artículo

stats