Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias afectadas de Alfafar no dejarán sus pisos tras la prórroga

Dalmau pide a los inquilinos de la finca de La Sareb que digan este mes si se acogen a la opción de compra o alquiler

Reunión de los vecinos de Alfafar en la conselleria. | L-EMV

Reunión de los vecinos de Alfafar en la conselleria. | L-EMV

Representantes del centenar de familias afectadas por las cartas de desahucio enviadas por la Sareb a los inquilinos de la finca de Alfafar mantuvieron ayer una reunión con el conseller de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, quien les garantizó que «se van a buscar soluciones para que las familias puedan continuar viviendo en su casas» tras finalizar el 9 de agosto la prórroga concedida durante la pandemia en materia de desahucios, amparándose en la vulnerabilidad de los inquilinos.

En la reunión, en la que también estaban presentes el secretario autonómico de Vivienda, César Jiménez, y la directora general de Emergencia Habitacional, Pura Peris, se ratificó que, tras la negociaciones llevadas a cabo con La Sareb (propietaria de los pisos), se ha llegado a tres posibles soluciones: compra de la vivienda, alquiler con opción a compra y, para caso excepcionales de vulnerabilidad, la conselleria estaría dispuesta a adquirir algunas casas para ofrecer un alquiler social. Se ha pedido a las familias afectadas que en este mes envíen un listado tanto a Peris como al Ayuntamiento de Alfafar con la opción que baraja cada uno según su situación socio-económica actual y luego volverán a reunirse.

«Hay personas mayores de 60 años para las cuales es inviable la opción de compra porque ningún banco les va a conceder un préstamos», señala uno de los portavoces de los vecinos, quienes mostraron su preocupación por el precio que se establecerá para las viviendas.

No queremos especulación

«No queremos que estos pisos sean objeto de especulación. Hay que recordar que se construyeron con alquileres VPO y por tanto los inquilinos tenemos una capacidad económica limitada y no podemos pagar precios diferentes a los que estábamos pagando», explican.

Pese a todo, los representantes vecinales aseguran que se marcharon de la reunión «contentos porque el conseller nos ha garantizado que nos quedaremos en nuestras casas aún cuando se acabe la prórroga».

«Lo importante es que se van a poder quedar en sus casas, y entendemos que hay una hoja de ruta para que se solucione cuanto antes los desahucios de Alfafar», concluye Dalmau.

Compartir el artículo

stats