Alboraia seguirá con el PGOU aprobado en 1991. En la comisión extraordinaria de urbanismo celebrada ayer Izquierda Unida, Compromís, Partido Popular, Ciudadanos y Vox votaron en contra de dictaminar las alegaciones y la continuidad de procedimiento para su aprobación. Con esta negativa, la propuesta del Plan General decae, tras años de tramitación.

El PGOU de Alboraia levantó el rechazo de colectivos y partidos de izquierda por la afección, según alegaban, que tendría sobre la huerta. En cambio, el gobierno socialista siempre ha defendido que la ordenación priorizaba las dotaciones públicas, la vivienda digna y una economía circular e interrelacionada en el núcleo urbano, polígono, huerta y playas. El ejecutivo, en este sentido, resaltaba la construcción de un colegio y de un instituto público, que evitará que estudiantes tengan que desplazarse la Patacona; nuevas viviendas, de las cuales el 30% será de protección oficial, para combatir el elevado precio a la hora de adquirir un hogar y espacios verdes como un nuevo parque canino, una zona de calistenia para hacer ejercicio e instalaciones para paseo y actividades al aire libre.

Boceto del PGOU de Alboraia propuesto por el PSOE

Boceto del PGOU de Alboraia propuesto por el PSOE

El PP ha remitido un comunicado en el que explica su voto en contra. “Son muchos los motivos pero principalmente porque no es un plan que genere consenso y algo de lo que depende el futuro de Alboraia no puede llevarse como se ha llevado esto”, afirma Virginia Garrigues, portavoz municipal. Los populares califican el documento de “parche” y critican “la falta de dialogo”.

Desde Compromís, ha acusado al PSOE de ser el responsable del rechazo y ejemplifican que "ha conseguido que toda la oposición vote en contra". Desde la formación consideran que el documento "se basaba en un diagnóstico obsoleto de 2011" y "no se adecúa a la actual situación medioambiental". También recriminan que el PSOE "ha ido en solitario y de espaldas a la oposición y la ciudadanía".

Por su parte, Esquerra Unida señala que la propuesta de Plan General "destruía la huerta" y que las dotaciones "no estaban acordes al crecimiento poblacional". La formación también apunta a que "no se ha tenido en cuenta oposición y vecinos para realizar aportaciones y hacer modificaciones y elaborar el documento entre todos".