Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Yátova pide a la Generalitat que le recompense por cuidar del medio ambiente

"No hemos seguido el pelotazo", defiende el alcalde

Miguel Tórtola, alcalde de Yátova, en el entorno natural del municipio. | LEVANTE-EMV

Miguel Tórtola, alcalde de Yátova, en el entorno natural del municipio. | LEVANTE-EMV

Cada vez más, los municipios rurales alzan su voz para exigir compensaciones por mantener, preservar y cuidar del medio ambiente que todos, urbanitas o vecinos, disfrutan. Esas políticas tienen un coste y no creen que la Generalitat sea consciente de ello, porque con las actuales ayudas no es suficiente. Así lo defiende la Asociación de Municipios Forestales de la C. Valenciana y uno de sus socios, Yátova, ha insistido particularmente en ello. «Se nos exige mucho como pulmón verde, pero eso exige tener una contrapartida clara en cuanto al desarrollo económico y social de las personas de la localidad», afirma su alcalde, Miguel Tórtola (PSPV).

Sostiene que tanto la Generalitat como el Estado «deben creer en mayor medida en las oportunidades que un ecosistema como Yátova ofrece, y pasar de las palabras a la acción con propuestas, presupuestos y una determinación clara». Llama a destinar también los fondos de reestructuración de la Unión Europea a ayudar a la comarca de la Hoya de Buñol e impulsar el desarrollo local.

La pandemia de covid-19 ha puesto la sociedad tal como se conocía patas arriba y municipios de interior como Yátova han tomado un protagonismo especial, siendo el único destino turístico permitido para escapar durante los fines de semana tras el cierre perimetral de la C. Valenciana. Tórtola recuerda que son un pulmón verde «de las grandes aglomeraciones urbanas que nos rodean» porque en este tipo de municipios «no hemos seguido las pautas de desarrollo económico y urbanísticos basados en el pelotazo». Al contrario, trabajan por la sostenibilidad y biodiversidad «que deben ser apoyadas con más recursos».

Por eso, Tórtola hace un llamamiento al resto de administraciones públicas para que se comprometan en invertir en terrenos que trabajan por la sostenibilidad porque durante mucho tiempo «no ha tenido en cuenta a estos municipios, cuyo desarrollo económico respeta el medio ambiente, por lo que es hora de decir: ‘Basta ya de olvido’»

Cree que este último año «ha dejado claro» que hay que pensar en el modelo de desarrollo social, económico y ambiental «para conectarlo con la salud y el bienestar de la ciudadanía». «Parece improbable que el modelo que nos ha traído hasta aquí, basado en el beneficio económico rápido por encima de cualquier otra consideración individual, social o ambiental, pueda ser el mismo que nos saque de la crisis económica derivada de la covid-19 y nos dote de la resiliencia necesaria para afrontar otras que puedan venir en el futuro».

Compartir el artículo

stats