El deporte español,
solidario y comprometido

Diciembre de 2018. Mientras el mundo celebra la Navidad, en Indonesia se produce una de esas catástrofes que nos paralizan el corazón. Un tsunami barre el estrecho de Sonda, entre las islas indonesias de Sumatra y Java causando casi 400 muertos, más de 1.500 heridos y decenas de desaparecidos. El mundo de la política, el arte, las ciencias, el deporte... se conmociona y se pone en marcha.

Sergio Ramos, capitán del Real Madrid CF y embajador de UNICEF se apresuró a comunicar, a través de las redes sociales, su consternación por lo ocurrido en Indonesia nada más enterarse de la noticia:

El Atlético de Madrid, colaborador de la ONG en favor de la infancia Save the Children, tampoco tardó en mostrar su rápido apoyo:

Por su parte, LaLiga muestra muestra sus condolencias por todos los afectados en el desastre a las pocas horas de haber sucedido.

Pero el tsunami de Indonesia sólo ha sido el último ejemplo. El desastre natural vivido en las Islas Baleares en octubre volvió a mostrar la necesidad del apoyo y el empuje social del deporte. El RCD Mallorca y Rafael Nadal fueron los mejores exponentes ante la tragedia. Manchado de lodo hasta las rodillas, mojado y con las botas de lluvia, Rafael Nadal fue un vecino más sumergido en el barro. La imagen de un número uno del mundo achicando agua en Sant Llorenç humanizó al tenista, dio fuerza a sus vecinos y permitió que la tragedia vivida en Mallorca en el mes de octubre tuviera una repercusión mundial, favoreciendo el efecto llamada de solidaridad, que llegó desde todos los rincones del deporte español e internacional, como de LaLiga.

Foto: Diario de Mallorca. Rafael Nadal implicado con las inundaciones de su isla, dona un millón de euros a los afectados.

Una demostración más de la importancia que tiene el apoyo de los deportistas y los diferentes actores de la élite deportiva ante los desastres naturales. Nadal, que además de ayudar con su trabajo también donó 1 millón de euros, ha sido el último gran ejemplo de los muchos en los que el deporte sirvió de imagen ante una crisis natural, convirtiéndose en canalizador de la solidaridad.

El tenista manacorí demostró la necesidad de ayuda, ofreciendo las instalaciones de su academia y trabajando en la limpieza de Sant Llorenç, pero también otros como el RCD Mallorca reaccionaron ante el desastre, organizando un encuentro amistoso ante la selección balear en favor de los damnificados.

LaLiga 1|2|3 también guardó un minuto de silencio antes de iniciar todos los encuentros de la jornada, algo que no se pudo hacer en LaLiga Santander ya que aquel fin de semana no había encuentros por el segundo parón de selecciones de la temporada. Eso no impidió que jugadores como Marco Asensio mandasen un mensaje de animó para sus paisanos desde la concentración de la selección española en Cardiff, así como otras figuras de otros deportes como Saúl Cravioto, quien se solidarizó a través de un mensaje en Twitter, Pau Gasol o Rudy Fernández.

Otro gran ejemplo sucedió en 2016 a muchos kilómetros de España, en la costa de Ecuador, donde sufrieron un terrible terremoto de 7,8 grados que dejó 691 muertos y 248 desaparecidos. En su memoria, en todos los partidos de la jornada de LaLiga Santander se guardó un minuto de silencio, gesto que fue agradecido por la población ecuatoriana en España como en Ecuador.

El campeonato ecuatoriano de fútbol se detuvo entonces durante un mes, pero nunca dio la espalda a la tragedia. Independiente del Valle, un club humilde de la ciudad de Sangolquí y que por primera vez competía en octavos de la Copa Libertadores, anunció que donaría todo el dinero recaudado por la taquilla a las víctimas. El estadio olímpico Atahualpa llenó sus 37.000 localidades celebrando el triunfo sobre el club argentino River Plate. Una semana después llegó la victoria sobre el mexicano Club de Fútbol Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, después ante Boca Juniors y finalmente llegó un empate ante el colombiano Atlético Nacional de Medellín en una final que no pudieron ganar pero en la que emocionaron a un país unido. Y todo para reparar tanto el dolor de las víctimas como para celebrar la solidaridad del Independiente.

Un año después y también tras un terremoto, el español Paco Jémez, entonces entrenador del Cruz Azul de Ciudad de México, reaccionó tras el temblor que se cobró la vida de 360 personas en la capital mexicana. El técnico se vistió con ropa deportiva y acudió al estadio de su club, donde pasó horas ayudando a cargar acopios para las víctimas y sus familiares. Mientras, Cristiano Ronaldo mandó un mensaje de apoyo en sus redes sociales para toda la comunidad azteca, que recibió con cariño los ánimos del luso.

En nuestro país también han existido casos de gran solidaridad, como el que demostró el Real Madrid en 2011 ante el terremoto que azotó Lorca en mayo de aquel año. Los blancos no dudaron en viajar al epicentro del desastre solo unos días después para disputar un encuentro amistoso ante una selección de Murcia, en una Nueva Condomina llena, con más de 30 mil aficionados. Estrellas como Cristiano Ronaldo, Kaká, Xabi Alonso o Casillas fueron entonces símbolo de ayuda en una España que respondió a las necesidades de Lorca.

El pasado año, en 2017, Galicia y Asturias fueron víctimas de una ola de incendios que generaron tantas críticas como ayuda del mundo del deporte, en especial de los clubes de LaLiga. El RC Celta y del RC Deportivo de la Coruña mostraron su apoyo en sendos mensajes por redes sociales, en el que los celestes se lamentaron por sentir “dolor, rabia, tristeza, impotencia”, pero apelaron también al "orgullo". Por su parte, el Coruxo ofreció sus instalaciones para que los afectados, desalojados de sus casas, pudiesen pasar la noche.

En el duelo de aquella jornada del 17 de octubre de 2017 entre el RC Celta y la UD Las Palmas, ambos onces saltaron al césped del Estadio de Gran Canaria vistiendo camisetas negras con letras rojas que rezaban “Dolor y Rabia” ante los aplausos de los miles de aficionados grancanarios. Celebraron los jugadores vigueses el triunfo, señalando la camiseta y sobre todo el lema como dedicatoria, y demostraron que también pasaron días sentidos y complicados por las duras imágenes del fuego.

Los clubes españoles han demostrado en múltiples ocasiones su apoyo ante los desastres naturales, pero también LaLiga como institución, solidarizándose ante las tragedias, como la vivida en 2016 en Italia por un terremoto, las mencionadas en Ecuador o México, además de la de Mallorca, con minutos de silencio en todos los encuentros del campeonato. Además, LaLiga y la FUNDACIÓN LaLiga, acompañan a UNICEF en varios proyectos, como en Haití en 2016 con una donación de 50 mil euros para ayudar en las acciones que la organización estaba llevando a cabo en el país caribeño, donde fueron destruidos 92 mil hogares.

Todos estos casos de solidaridad son los mejores ejemplos de los valores que debe aunar el deporte, y que deben servir como el espejo en el que los más jóvenes se miren. Los deportistas de élite, los clubes o las instituciones como LaLiga, con millones de seguidores en el mundo, son modelos y referentes que generan conciencia social, más aún en un momento de máxima exposición, por lo que sus actos son claves en la construcción de una mejor sociedad. La ayuda y la solidaridad, además, son hoy mas necesarias que nunca.