Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calles vacías, plantillas en «stand by»

Calles vacías, plantillas en «stand by»

Calles vacías, plantillas en «stand by»

No hay paseantes ni bicis ni taxis por las calles durante los partidos del Mundial. Apenas mensajeros y repartidores en scooter. Los opinadores habituales lo atribuyen al sofoco que azota la ciudad a las cuatro de la tarde, pero es una teoría frágil: a las ocho en las terrazas tampoco están los habituales del vermú, pese a que la canícula da una tregua y apetece lucir el body, esculpido durante el invierno, en largas sesiones de gimnasio; la clientela está más bien pegada a las pantallas gigantes, en silencio. De vez en cuando alzan el quinto. Tabernas y restaurantes sin televisión se nutren de turistas que prefieren colgar en instagram tapas y vinos que enfrentarse al dilema de no haber elegido Rusia como destino. Y más ahora que la Copa entra en su recta final.

He visto cuatro ratos; por eso sé que no hay un alma por las calles. Creo que sé algo de fúbol pero me pasa como a Carlos Vela -uno de los mejores argumentos que hoy ofrecerá México para eliminar a Brasil-, que «entre una buena película y un buen partido, prefiero la película». Película, libro, paseo en bici€ Si no es el Llevant, claro. Soy fan de aquella pintada: «No nos gusta el fútbol; nos gusta el Llevant». No la hice yo, pero me pasa justo eso: veo «otro» fútbol siempre que no tenga nada mejor que hacer.

Sí que me interesan, claro, lo que envuelve al fútbol y todos aquellos que, desde su militancia, lo sienten parecido. Así, soy un poco del Arsenal por Hornby, del Espanyol por González, del Necaxa por Villoro, del Castellón por Ballester, del Athletic y de la Real por Unzueta e Izagirre -y por rebañar las ligas de los 80-, de Rosario por Fontanarrosa, de Nacional por Galeano, etcétera. Y no. En el etcétera no entran el Valencia y Lahuerta, aunque «La balada del bar Torino» sea ya un clásico inexcusable.

Hay un lamento entre el levantinismo: el 9 de julio empieza la pretemporada y no hay caras nuevas. Se ha renovado a Morales, López, Oier o Roger y continuarán Coke y Cabaco. Hay incógnitas: Rubén, Saveljich, Jason, Sadiku€ y el anhelo pendiente de Lukic. Pero ninguna cara nueva€ Y digo yo: si las calles están vacías de mortales, ¿en qué cabeza cabe que estos días estén disponibles los celulares de todos aquellos que se dedican a las transacciones de futbolistas?

? Ha fallecido Vall, uno de los héroes del ascenso del 63, a los 78 años. En 2004 vinó desde Barcelona a la presentación de «El libro del ascenso» -que está semana Reggi mostró en twitter como emblema de levantinismo-. Se mostró solícito y encantador. Se vino con su amigo Torrents y sus esposas y se emocionó durante el acto. Se reivindicó un levantino de los pies a la cabeza. Y me confesó que el ascenso de Vallejo había sido uno de los momentos más felices de su vida. Descanse en pau, Josep Maria.

Compartir el artículo

stats