Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sandra Turégano: "Hemos pasado un año sin información oficial, totalmente a oscuras"

La alcaldesa de Pedralba lamenta la "inexistente" relación con Sanidad durante la pandemia y quiere "depurar responsabilidades" en la diputación por la variante sur

Sandra Turégano en el despacho de la alcaldía. | LEVANTE-EMV

Sandra Turégano en el despacho de la alcaldía. | LEVANTE-EMV

¿Cómo ha impactado la pandemia de covid-19 en Pedralba?

Ha marcado un antes y un después en nuestra forma de entender la vida. A nivel de contagios no nos hemos desbordado, aunque sí el mal cuerpo de estar absolutamente desinformados en cuanto a datos reales de transmisión. Hemos tenido que lamentar dos fallecimientos durante este año.

Cuentan con una población bastante envejecida. ¿El esfuerzo ha sido doble?

Ha sido titánico desde el minuto cero. Los vecinos más vulnerables han estado arropados y protegidos; les hemos hecho compra a domicilio, de recogida de medicamentos o de acompañamiento, siete días a la semana. Mi persona de confianza, Pilar, les llamaba todos los días y los fines de semana estaba yo de guardia. Todos tienen mi teléfono móvil.

¿Qué momento ha sido el más duro de la pandemia?

Ver al personal del centro de salud y del hospital de Llíria enfrentarse a la peor crisis sanitaria sin material… prácticamente desnudos. Hicimos dos repartos de material al hospital y fue tremendamente emocionante ver cómo lo esperaban, como si fuera oro.

¿Cómo ha sido la relación con Sanidad?

Inexistente. El centro de salud no podía darnos información y la consellería ni estaba ni se le esperaba, al menos para nosotros. Había alcaldes que publicaban datos precisos. Tenemos bastantes escritos solicitando información sin respuesta. En honor a la verdad, he de decir que desde hace 30 días la consellería nos envía un informe por registro de entrada con datos, pero hemos pasado un año completamente a oscuras.

¿Qué ayudas de recuperación habéis implementado?

Repartimos material sanitario y después llegaron las exenciones por terrazas de los bares. Entregamos ayudas de hasta 1.000 euros a 40 empresas y autónomos y concedimos ayudas a desempleados mayores de 55 años. Además, por acuerdo municipal, destinamos la partida de fiestas a un fondo de empleo para crear puestos de trabajo. Ahora llega el Plan Resistir.

Además de la hostelería, ¿qué otro sector económico ha estado perjudicado?

Por desgracia esto es un dominó, cae la primera pieza y caen todas: peluquerías, comercios, panaderías o construcción, todos se han visto más o menos afectados. Afortunadamente, somos un pueblo agrícola y no ha sido tan negativo.

El futuro más inmediato pasa por resolver la obra de la variante sur. ¿En qué punto está?

En la batalla final. Llevamos desde el 9 de diciembre esperando a que la Diputación de Valencia incorpore los remanentes de 2020 para pagar a los expropiados y al día siguiente empiecen las máquinas a trabajar. Hay interpuesta una demanda por inactividad contra la diputación, porque no se mueve, y en este momento estamos terminando de perfilar otras posibles demandas para depurar responsabilidades, que no me cabe duda de que las hay, desde que en 2016 se produjera la primera suspensión del proyecto. Somos pequeños, se creen ganadores porque no tenemos medios, pero Compromís no sabe que tampoco tenemos miedo.

Algunos piden un trazado alternativo por el norte.

No conocen el proyecto, no lo han leído. El Servicio de Gestión de Espacios Naturales Protegidos informó el 21 de Junio de 2013, y cito literal, que ‘las alternativas por el norte no son asumibles desde punto de vista ambiental dado los grandes movimientos de tierra y desmontes que implicarían’. Esto desmonta la teoría de los ecologistas y de los que tienen sus piscinas privadas cerca de donde pasa la nueva carretera. En agosto de 2020 la consellería firmó la declaración de impacto ambiental hasta el 20 de octubre de 2022. Cuantos más informes se piden, más motivos para construirla.

La principal queja es el daño paisajístico y ambiental.

¿Daño paisajístico? ¿Qué hay del daño a nuestro patrimonio por culpa de los camiones? ¿Y la salud de los vecinos? ¿Y la seguridad vial o la contaminación ambiental y lumínica? ¿Qué hay del impacto del millón de vehículos que cruzan al año nuestro pueblo? Para tranquilidad de todos, la diputación solicitó un estudio de integración paisajística a la UPV donde se instauran medidas correctoras para que los 1.230 metros de vía no se aprecien.

Esta es su primera legislatura y le ha tocado vivir una pandemia. ¿Se ve con fuerzas para repetir un segundo mandato?

El primer día de pandemia dije que estaba ‘a las duras y a las maduras’ y aquí seguiré. La pandemia requiere de una energía inagotable pero tengo un equipazo y me da seguridad para volver a pasar el examen dentro de dos años. Si estamos siendo capaces de gestionar y llevar un syuntamiento hacia delante en estos tiempos ¿qué no seremos capaces de hacer después?.

Compartir el artículo

stats