05 de septiembre de 2019
05.09.2019
OPINIÓN

De calles, plazas y placetas

05.09.2019 | 10:41
José Valero Ruiz

Hace unos años, cuando la alcaldesa de Sagunto era Dª Gloria Calero, una iniciativa del Club Deportivo Ares y la familia Valero solicitó un reconocimiento a una persona que creemos destacó de este municipio, José Valero Ruiz, quien, por desgracia, falleció a los 33 años, dejando viuda y un hijo de dos meses. De eso hace ya 24 años.

Como decía, se hizo la propuesta, ya que fue un gran deportista, además de destacar en otras facetas. Fue tres veces campeón del mundo de una modalidad de lucha (sambo, defensa personal); obtuvo innumerables oros en los campeonatos de España en lucha olímpica y sambo; logró el quinto puesto en los Juegos del Mediterráneo de 1983; se clasificó para las Olimpiadas de 1984; se proclamó campeón de España militar de judo; recibió la cruz de plata con distintivo rojo al merito militar, etc. Más allá de competición, José Valero Ruiz hizo sus pinitos en la moda y el cine, fue guardaespaldas de magnates y de la famosa Melody Nakachian, tras su traumático secuestro; y también era conocido por regentar el mítico Bianco, el primer y más famoso discopub de Nova Canet, entre otras muchas cosas y anécdotas. Hasta los más afamados jeques árabes que frecuentaban la mítica Marbella junto a aristócratas y monarcas, situaron a Sagunto en el mapa gracias a José, siendo amigo personal de D. Jaime de Mora y Aragón, entre otros.

La propuesta para reconocer su figura fue desestimada y olvidada, con una excusa vana, que por estúpida ni nombraré. Pero..., ¡he aquí la sorpresa!

Tras todos estos años de olvido, en un paseo por la zona de las 500 viviendas, mi hija ve un cartel de una placeta con el nombre de su tío fallecido. Ante la sorpresa, me manda unas fotos y me pregunta, quedándome mudo. Tras hacer averiguaciones, descubro que el ayuntamiento aprobó dar a ciertas calles y lugares el nombre de personas destacadas del municipio en el ámbito de la cultura, el deporte, etc. ¡Estupendo! Pero..., han tenido la poca vergüenza de no comunicar absolutamente nada a la familia (hijo, viuda, madre, hermanos€), ¡como se les ocurre hacer algo tan indignante!

En este caso, todos queríamos que se hiciese, pero, ¿y si no se hubiera querido? ¿Con permiso de quien se usa el nombre de alguien, cuando la familia no lo ha dado?

Y en este caso nos duele especialmente a la familia y al club. Nos habría gustado hacer un evento, un homenaje, estar presentes, no sé, lo que se suele hacer en honor a alguien tan destacado y querido por todos. Pero la desfachatez del equipo de gobierno en ese momento nos quito esa ilusión al no comunicar, no pedir permiso y obviar que merece un acto decente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook