Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"L’Estanyol" de Quartell será visitable y navegable tras su recuperación

Acció Ecologista Agró y las administraciones local y autonómica ponen en valor la desembocadura sur del marjal del norte de Sagunt

Voluntarios de Agró trabajando en la zona. | ACCIÓ ECOLOGISTA AGRÓ

Hacer visitable y poner en valor la desembocadura sur del marjal del norte de Sagunt (Almardà-Almenara) es el objetivo de los trabajos que se están llevando a cabo en la zona por parte de Acció Ecologista Agró en colaboración con la nueva Brigada de Biodiversidad de la Conselleria y el Consell Local Agrari de Sagunt.

La finalidad de esta intervención es recuperar lo que se conoce como «l’Estanyol de Quartell», aunque está en término de Sagunt. Una interesante confluencia de aguas en la que concurren cuatro acequias de relevancia como la de Rey, la de Corella, la de del Rey de Quartell y la acequia nueva. Además de un ramal de la Montíber, que es la que aporta agua del río Palancia, aunque un 90% procede de la Font de Quart y de diferentes «ullals» (manantiales) del paraje en toda su extensión.

La actuación cobra más importancia después de que la conselleria haya incluido la desembocadura como «conector biológico» a proteger, dentro del Plan de usos de la marjal de Almenara, lo que pone de manifiesto la relevancia de la zona.

Las tareas que se están desarrollando, principalmente de limpieza y acondicionamiento, permitirán que el agua que llega a este interesante enclave, discurra de forma natural hasta el mar. «Este canal estaba completamente taponado de vegetación, lo que provocaba que el agua se estancara, estaba confinada, perjudicando a la flora y la fauna que albergaba, al mermar la calidad de ésta», explicaba uno de los portavoces de Agró, Enric Amer. Ahora, la retirada de las plantas invasoras hará visible el canal y la desembocadura, recuperando el esplendor de antaño y preservando su biodiversidad.

La actuación dejará al descubierto la confluencia de estas cuatros acequias, que según Amer, «volverán a dotarse de la fauna marina que habían perdido». Sobre todo, de peces, depredadores de mosquitos que regularán la población de estos insectos en parte del humedal, es decir que habrá muchos menos, afirmaban los ecologistas.

Mantener la calidad de las aguas «es vital» en este ecosistema y en este sentido, va encaminado el proyecto. «Es increíble ver la cantidad de agua que confluye en esta zona. Ahora tenemos niveles muy similares a los de octubre, después de la temporada de lluvias, una coyuntura que hay que aprovechar y mantener, ya que tanto el equilibrio en los niveles hídricos como el buen estado de las aguas, son factores determinantes para preservar la vida en este paraje», añadía.

En este sentido, están siendo determinantes los trabajos que se vienen realizando desde el Conselle Local Agrari para paliar el paro agrario, en concreto la limpieza de las acequias.

Pero sin duda, uno de los mayores atractivos de este proyecto es hacer visitable la desembocadura sur. Una iniciativa que presenta una vertiente más ambiciosa, la de hacer navegable el canal, como ya lo son otras zonas del marjal norte de Sagunt, que se extiende junto a la Casa Penya.

En estas visitas, se persigue dar a conocer la flora y fauna del lugar, así como el ciclo del agua y la regulación natural de los niveles. En cuanto al primero de los asuntos, hay que recordar que la zona, que incluyendo el saladar constituye cerca de 100.000 metros cuadrados, es de gran valor medioambiental. En ésta se puede encontrar la población más grande de «Lliri blau» de todo el marjal. Junto a éste, está «El Molinet» (Silene capensis), planta endémica de importancia que precisa de protección. A estas dos hay que añadir la «Thalictrum maritimum», otra especie endémica de relevancia en la zona de Levante.

Respecto a la fauna, se tiene constancia de la cría del «Chorlitejo patinegro», especie de ave amenazada en la Comunitat Valenciana, característica de ecosistemas acuáticos. También cabe destacar la presencia del «Búho Chico», ave estrigiforme siempre cerca de masas de agua como ríos, arroyos, lagunas y humedales.

Bosque de Tarays

Los trabajos en «l’Estanyol» comenzaron hace semanas y ya han sacado a la luz un bosque de «Tarays», uno de los arbustos que más resistencia presenta a la sal, de ahí que los encontremos alrededor de muchos saladares, como en este caso en el de Almardà y también en los ríos.

Compartir el artículo

stats