Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Motociclismo

Aprilia, Espargaró y Viñales amenazan el reino de Quartararo

El poderío de la firma de Noale, que también cuestiona el dominio de Ducati en el Mundial de constructores, hace que el 'Diablo' vea tambalearse el liderato que parecía firme

Aleix Espargaró y Maverick Viñales. EFE

“Cuantos más seamos, más reiremos”. El veterano Aleix Espargaró, de 33 año, que, el pasado domingo, salvó un fin de semana que hubiese podido descartarle virtualmente de la lucha por el título mundial de MotoGP al sufrir una caída feísima, en la que, finalmente hoy se le ha descubierto una pequeña fractura en el talón derecho (“el domingo me dolía todo, todo, pero no es justificación para acabar noveno, fue culpa mía, no ayude a mi Aprilia a ser los dos mejores”), está convencido de que ha vuelto a salvar un momento delicado de la temporada y sigue a 22 puntos (menos de una victoria, 25 puntos) del campeón y líder Fabio Quartararo (Yamaha).

De ahí que Aleix se alegre por la llegada del italiano ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati) a la cabeza del Mundial (se encuentra ya a 49 puntos del’Diablo’, menos de dos victorias, cuando restan ocho carreras), pues “que llegue ‘Pecco’, tras sus dos victorias consecutivas, en Assen y, ahora, en Silverstone, es muy positivo para que yo pueda ganar el Mundial. ¿Por qué?, porque, como puede comprender todo el mundo, la presión es para ellos dos. Fabio es el campeón y el líder y ‘Pecco’ ni quiere ni puede perder siendo el jefe de Ducati, así que yo estoy bien donde estoy y he demostrado que puedo pelear cada domingo con ellos por la victoria. Cuantos más perseguidores seamos, más presión para el líder”.

La vuelta de Viñales

Y, ahora, Aleix se siente reforzado por la revolución, el cambio, la transformación y el salto cualitativo que ha dado su compañero Maverick Viñales, que ya está metido en la pelea por el podio en cada GP y que ayer, en Silverstone, estuvo a punto de arrebatarle la victoria a Bagnaia. “Es fabuloso que Maverick haya llegado. Su progresión ha sido espectacular. Está dando pasos de calidad constantemente que, luego, confirma en carrera. Somos un equipo y lo estamos demostrando. La Aprilia es una gran moto en manos de Maverick y en mis manos, por eso somos líderes en el Mundial de escuderías”.

Maverick Viñales celebra su segundo puesto en Silverstone. EFE

Aleix no está seguro, pese a sus dos últimos triunfos consecutivos, que Bagnaia siga en esa línea ganadora “porque se ha mostrado muy irregular, comete muchos errores y este es un campeonato donde la regularidad te da la vida. Hay tanta, tanta, igualdad, que si no lo tienes todo en su sitio, te pasa lo que le ha ocurrido a Fabio (Quartararo) este domingo: acabas octavo sin saber por qué. O, sí, porque no lo tenías todo en su sitio. Por eso es tan bueno que Maverick ya esté ahí arriba, porque, por un camino distinto al mío, ha terminado aspirando a la victoria como yo en cada GP”. “Y recuerdo”, añadió Aleix, “que Fabio, el año pasado, se paseó aquí y este domingo ha sufrido mucho y ha terminado octavo”.

El premio al trabajo

“Yo estoy encantado de mi situación: ya tengo la Aprilia donde quería, estamos arriba en el campeonato de equipos, Aleix mantiene intactas sus posibilidades de ganar el título y yo puedo ayudarle, pues también estoy listo para que, tal vez, quién sabe, en Austria, la próxima semana, logre mi primera victoria con Aprilia”, comenta un orgulloso Viñales. “La moto va perfecta. Desde el test de Montmeló, no la hemos tocado. Ahora solo falta entender cómo entrega la potencia y como sacarle más partido al control de tracción. Y todo eso ya lo voy pillando”, insiste ‘MVK’, que reconoce que “los resultados de Aprilia son el fruto a un trabajo intenso, muy profesional y muy bien hecho”.

“Hay que continuar creyendo, hay que seguir creciendo, hay que insistir en la labor de equipo, en compartir datos e información con Aleix para preparar nuestras dos motos de forma ideal para la carrera, que es lo importante y, si todo fluye, si todo me sale, como en Silverstone, de forma natural, acabaré ganando, lo tengo clarísimo. Lo que no se debe olvidar es que este es un campeonato de trabajar, trabajar y trabajar”, señala el de Roses, que elogia “el buen ambiente, el buen rollo, que hay entre todos en Aprilia. Por eso estamos ahí arriba todos juntos, peleando por los títulos”.

Compartir el artículo

stats