Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

GP de Japón

Marc Márquez: "¿Lo mejor?, que ya no hablamos de mi brazo"

El ocho veces campeón del mundo reconoce que la carrera de Motegi supone un paso importante en su recuperación porque pudo rodar a su ritmo, suelto, sin preocuparse ya de su brazo operado

Marc Marquez, en el box de Repsol durante el Gran Premio de Japón. Reuters

El catalán Marc Márquez (Honda), cuarto clasificado en el Gran Premio de Japón, celebrado este domingo en Motegi ante más de 32.000 aficionados, se mostraba sumamente contento de su carrera y, sobre todo, consideraba que había dado varios pasos adelante en su recuperación tras la cuarta operación sufrida, hace más de tres meses, en su brazo, húmero y hombro derecho.

La carrera del ocho veces campeón del mundo fue constante, muy rápido, con gran ritmo y estuvo siempre por delante, muy por delante, de los principales favoritos al título como el campeón Fabio Quartararo (Yamaha)'Pecco' Bagnaia (Ducati) Aleix Espargaró (Aprilia). Preguntado al término de la prueba por sus impresiones, Márquez reconoció que “no deja de ser un cuarto puesto, pero hemos acabado muy cerca del podio y, además, hasta he podido apretar en las últimas vueltas para superar a Miguel Oliveira y conseguir la cuarta plaza, cosa que antes no podía hacer”.

Cuando le dijeron que no se le había notado ningún síntoma de preocupación por su brazo derecho, es decir, que no se le había visto ni tocárselo, ni masajeárselo, ni nada, el líder de Honda contó que “lo mejor es que hace ya muchos días que no hablamos de mi brazo operado en el boxe, lo cual es una muy buena señal. Bueno, sí, suelo hablar con Alberto (Puig, jefe del ‘team’), pero es porque él ha estado en todo momento, desde que empecé a pensar en operarme hasta que viaje a EEUU, muy, muy pendiente de todo el proceso, pues él, que ha sufrido decenas de operaciones en su pierna, sabe mucho de eso y yo le estaré eternamente agradecido por todo lo que se ha preocupado por mí. Insisto, solo hablo con Alberto, porque me suele preguntar, pero el tema del brazo ya no se toca en el boxe”.

Márquez sí reconoció que, debido a que todavía le falta fuerza en su brazo y hombro derecho, a veces charla con sus ingenieros sobre determinadas curvas en determinados circuitos que no les deben servir de referencia para hacer sus cálculos. “Es decir, cuando veo que, por cualquier detalle de mi rehabilitación, haya una curva que no hago aún del todo redonda, les suelo decir ‘no os fijéis en esta curva porque no voy bien’ y así nos ahorramos de hacer cálculos equivocados”.

"Del brazo solo hablo, de vez en cuando, con Alberto Puig, que me ha ayudado muchísimo en todo el proceso y siempre, siempre, se interesa por mi estado"

Marc Márquez - Piloto del equipo Repsol Honda

decoration

Márquez, lógicamente, confesó haber acabado con mucho mejor sabor de boca del fin de semana de Japón que del fin de semana de Aragón, donde reapareció después de varios meses de inactividad. “Mejor, sí, claro, pues en Motorland fui bien, la vuelta rápida de ‘quali’ no estuvo mal, aunque salí 13º, pero la hice solo, suelto, bien, cosa que antes no podía hacer, pero aquí, en Motegi, un trazado complicado, más físico, la sensación de todo el fin de semana, con lluvia y seco, ha sido muy buena, aunque hay que ser realista pues, en un fin de semana totalmente en seco, tal vez la cosa hubiera sido diferente”.

Fallo en la Honda

En carrera he sido constante, de principio a fin, sin inventar”, siguió explicando el de Cervera (Lleida). “Cuando he visto que, en la primera vuelta, he tenido un problemita con la moto, con el motor, que he podido solucionar cambiando el mapa y me he visto quinto, he pensado, bien, quédate aquí y no inventes. Si hubiese estado en cabeza, mira, tal vez hubiese forzado algo más, pero, como dice Alberto (Puig), no es aún el momento de inventar. Me costaba adelantar y, por tanto, he preferido seguir a Oliveira y, al final, atacar, que hacía tiempo que no me podía dar el gusto de un último arreón y atacar para mejorar una posición. Siempre me atacaban a mí”.

Márquez reconoció que esperaba acabar mejor en Aragón que en Japón y ha sido al revés. “Poder atacar en las últimas vueltas ha sido un gran subidón de adrenalina porque hacía mucho tiempo que no podía y es muy buena señal a nivel físico. Eso sí, ahora el que se agarrota, tal vez porque abuso de él para proteger el derecho, es el brazo izquierdo. No he sentido el dolor que te llega a la cabeza y que ni siquiera la adrenalina lo suple”.

Del problema que sufrió en la primera vuelta de carrera, que no fue, al parecer, tan grave como el que dio al traste con la carrera y las posibilidades de Aleix Espargaró (Aprilia) de ganar el gran premio, Márquez no quiso decir nada: "Puede solucionarlo moviendo los mapas de la moto, ya que algo me habían explicado mis ingenieros previamente. Permitirme, pues, que no cuente nada, pues Honda me defiende siempre a mí y yo debo defender a Honda”.

Compartir el artículo

stats