Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València se reencuentra con la muralla

El crecimiento urbano, la pérdida de la función defensiva, las corrientes higienistas pero también el negocio con la urbanización del suelo liberado han sido, a lo largo de la historia, argumento en muchas ciudades para derribar sus murallas. En València varios tramos de ellas son visibles y visitables.

Las Torres de Serrano, un legado de la muralla cristiana.

Viviendas, hoteles, galerías de arte, edificios institucionales, centros culturales, locales de ocio, talleres de tatuaje y hasta un horno. Más de una decena de espacios convive en el centro histórico de València con la muralla islámica, el recinto fortificado que mejor se ha conservado de los (al menos tres) que tuvo la ciudad desde tiempo de los romanos. La muralla islámica del siglo XI a diferencia de la cristiana, derribada en 1865 y de la que solo se conservaron en pie las puertas de Serranos y Quart, ha resistido el paso de los siglos embebida en la propia trama urbana y aflora con frecuencia en obras púbilcas y privadas. Encontrarse con ella es posible gracias a distintas intervenciones públicas y privadas que se han llevado a cabo en los últimos años para recuperarla y exhibirla. La última se está llevando a cabo en la actualidad en la plaza del Ángel, en el barrio del Carmen, por parte de la Concejalía de Cultura.

Trabajos en la plaza del Angel. F. Bustamante

La muralla islámica de València, considerada en su época una de las más bellas de Al-Andalus, se empezó a construir en el siglo XI y estuvo en uso hasta 1356. Goza de la máxima protección en la ley estatal y autonómica de Patrimonio y está catalogada como Bien de Interés Cultural. El potente muro islámico puede verse en el Palacio del Temple, sede de la Delegación de Gobierno en Valencia, donde durante las obras de reforma y ampliación del edificio apareció el lienzo de la muralla.

Resto de la muralla islámica. F. Bustamante

El denominado plan de la muralla, impulsado por la Generalitat y el ayuntamiento en 2003 para recuperar y hacer visitables cien metros del lienzo defensivo, bloqueado durante casi dos décadas, empezó el pasado mes de marzo con la recuperación del primer tramo de muralla en la plaza del Ángel. Este proyecto es de gran interés porque incluye, no solo la recuperación del muro, cuyas excavaciones arqueológicas están en marcha y han dado ya muchas sorpresas arqueológicas, como enterramientos de distintas épocas, entre ellas del asedio de Jaume I, sino también porque incluye una centro de interpretación de la muralla donde los valencianos y quienes visiten las ciudad podrán conocer la historia y evolución del recinto fortificado.

El plan de la muralla, bloqueado durante casi dos décadas, empezó el pasado mes de marzo con la recuperación del primer tramo de muralla en la plaza del Ángel.

decoration

El muro defensivo forma parte desde hace siglos de la vida de los vecinos de Ciutat Vella, que en el siglo XIV empezaron a adosar sus viviendas a este colosal muro de carga, después de perder su finalidad defensiva por la construcción de la nueva muralla de época cristiana. Algunos torreones de la muralla se han convertido en viviendas, en la calle En Borrás y en la citada plaza del Ángel pueden verse dos.

Tramo visible de la muralla islámica Fernando Bustamante

Uno de los sitios donde mejor puede verse la muralla es el Centre Cultural Octubre, en la calle San Fernando. Durante las obras, realizadas en 2006 apareció un tramo completo del sistema defensivo (torreón, muralla, barbacana y foso). Lamuralla del Centre Octubre es visitables, como también el tramo integrado en la galería del Tossal, de titularidad municipal, o la muralla del colegio Rector Peset, en la calle Forn de San Nicolás.

Hasta la recuperación del tramo de muralla de la plaza del Ángel, el único sitio donde era posible ver la muralla en toda su altura (nueve metros hasta las almenas) era la sede de la Fundación Florida State University (FSU) en el número 2 de la calle Blanquerías, aunque para verlo hay que pedir autorización a la universidad privada.

La Universitat de València optó por una solución de suelo acristalado pisable —similar al del Centre Cultural Octubre— para mostrar los restos de la muralla que afloraron en la calle la Nau.

En algunos de los lugares la muralla es todo un reclamo. F.B.

En el hotel de lujo del Palacio del Marqués del Caro, a pocos metros de la plaza del Temple, también se han recuperado integrados en las habitaciones de la planta superior y en el restaurante restos del muro defensivo, que son todo un reclamo turístico.

En el horno Montaner, en el número 5 de la calle Roteros, se pueden ver ocho metros de la muralla integrados en el local. La muralla fue reclamo para locales de ocio del barrio del Carmen como el pub Al -Hanax, que albergaba un torreón semicircular. Otro establecimiento de tatuajes de la plaza dels Furs también exhibe un tramo de la muralla.

Compartir el artículo

stats