Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alta Definición

Solo para adultos

Solo para adultos

Solo para adultos

Ni siquiera con el coronavirus mutante acechando en cada rincón son estas fechas navideñas las más indicadas para valorar los contenidos en los que están pensando tras leer el titular. Muy al contrario, me estoy refiriendo a la invasión de noticias sobre la llegada de Papá Noel que hemos vivido esta semana.

Sin haber realizado un estudio en profundidad, tengo la impresión de que cada año se montan más piezas sobre el viaje del anciano desde Laponia. Y este 2020 de pandemia ha agudizado la tendencia aderezando estas fake news consentidas con los obstáculos añadidos que ha tenido que sortear. El transportista de barbas blancas, esta vez con mascarilla, tenía que saberse las restricciones de cada país europeo que atravesaba para llegar hasta la Península Ibérica y enfrentarse a los ajustes de cada comunidad autónoma en nuestro país. En València tenía que darse prisa si no quería saltarse el toque de queda. Pero en el cierre de estas noticias se tranquilizada a los espectadores explicando que contaba con un salvoconducto especial para el mundo entero.

También estaba la duda de si sus asistentes elfos eran allegados o podían ser 6 o más. Todos dieron negativos en las pruebas PCR y al querido Santa Claus ya le habían suministrado la vacuna por ser población de riesgo. Por tanto, ningún peligro de contagio para él ni para los habitantes de esas casas en las que entra para entregar los regalos, higienizados. Presentes que hicieron disfrutar a niños y niñas que protagonizaron el día 25 vídeos del género «youtuber» conocido como «unboxing», es decir, la retransmisión de cómo se desempaqueta un producto.

Siempre me pregunto si los padres avisan a sus hijos cuando llega la noticia sobre Papá Noel y les ponen delante del televisor. Quizás sea el primer contacto de los peques con los informativos porque no son precisamente usuarios de estos formatos. Sin esta llamada de atención solo quedan los adultos como destinatarios de estas piezas de gran calado periodístico en un panorama de infantilización navideña que estos días tiene que compartir escaleta con las cifras de muertes por la covid19. Deben ser los redactores los que se dejan llevar por la magia de la Navidad para idear estos mensajes que les hacen felices por un momento pensando en sus hijos o intentando recordar lo que sentían cuando eran niños. Y quedan por venir los Reyes Magos.  

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats