Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SAÚL CRAVIOTTO | Piragüista, español con más medallas olímpicas, cinco, igualado con David Cal

Craviotto: “Nada hay más motivante para París que haber sido segundo en Tokio”

“Al entrar hubo el regusto de lo cerca que estuvo el oro, pero se hizo lo planificado y lo dimos todo: si ponen cinco metros más, vuelco”

Craviotto estará en las semifinales de K4 500 con el resto del cuarteto español.

Craviotto estará en las semifinales de K4 500 con el resto del cuarteto español.

Los focos apenas se han apartado de Saúl Craviotto este 2021, y especialmente en la cita olímpica de Tokio. Elegido como abanderado español de la inauguración, junto a la nadadora Mireia Belmonte, estaba considerado desde el principio como una apuesta segura de medalla a sus 36 años. Y cumplió, conquistando la plata en el K-4 500 metros junto a sus compañeros Carlos Arévalo, Marcus Cooper Walz y Rodrigo Germade. El kayak cuádruple español no tocaba metal desde que lo hiciera en Montreal 76 la embarcación en la que remaba el candasín Herminio Menéndez, entonces sobre una distancia de 1.000 metros. Craviotto, que ha sido tres veces campeón del mundo, sumó de esta manera su quinta medalla olímpica, alcanzado a su colega David Cal como el español con más preseas, cinco. Mientras hace las maletas para el viaje de regreso atiende a LA NUEVA ESPAÑA, ansioso por refrescarse en Asturias tras días de bochorno ambiental y de intensidad competitiva.

–¿Cuántos mensajes tiene por contestar?

–Una barbaridad, y la verdad es que me sabe mal no contestar a todos. Puede incluso que haya alguno importante (se ríe).

–Con el poso de las horas, ¿qué sensaciones tiene?

–Bueno, medio asimilándolo un poco más, ya no es tan reciente. Seguimos con mucha felicidad, estamos muy satisfechos y orgullosos de lo que hemos conseguido. Todo el mundo prefiere el oro, pero venimos de un ciclo olímpico muy complicado y la sensación ahora mismo es la de estar en la gloria.

–Había cierta sensación de favoritismo del K-4 español por el triunfo sobre los alemanes en la Copa del Mundo de Szeged.

–La verdad es que no sabemos las armas que enseñamos cada uno y llegamos en un momento bastante bueno a la Copa. Pero ahora hicimos lo que teníamos que hacer, realizamos la carrera planificada. Salimos con ritmo medio, hicimos la cadencia que tocaba, fue perfecto. No tenemos el mal sabor de boca de que alguno cometiese algún error. El deporte es esto, unas veces se gana y otras se pierde, ellos fueron mejores y hay que darle la enhorabuena a los alemanes.

–Decía su entrenador, Miguel García, que el bajón por llegar primeros al ecuador de la prueba y verse superado le duró apenas unos segundos, antes de que le inundara la felicidad.

–Al entrar por meta te queda la sensación de qué cerca lo tuvimos. Notas por el rabillo del ojo que te pasan y te queda como ese regustillo malo de que podíamos haber optado a un oro. Pero lo dimos todo. Llegué muerto, si me ponen cinco metros más, vuelco.

–¿Cuál es el plan que tiene ahora Saúl Craviotto?

–Sobre todo el plan principal ahora es descansar. Forma parte de la preparación recargar cuerpo y mente, y quiero pasar más tiempo con mis hijas, mi familia, tras un año duro. El plan son vacaciones y estar alejado del piragüismo para echarlo de menos.

–Decía poco después de acabar la prueba que piensa en París 2024. A sus 36 años, ¿le sirve de inspiración Teresa Portela, que ha ganado su primera medalla con 39?

–Sin duda, Teresa Portela es un ejemplo. Sin ir más lejos, en el K-4 alemán hay un palista de 39 años, Ronald Rauhe, y nos ganaron el oro. Se puede llegar a esa edad en un buen estado de forma. No hay nada más motivante para París que haber sido segundos en Tokio.

–Habla de un ciclo olímpico complicado. Por pasar, hasta pasó que rompieron la piragua en un accidente en el Huerna.

–Desde luego no suele pasar nunca lo de la piragua. Ha sido un año con muchos baches, muchas curvas, la pandemia... parece que han pasado 10 años y se me ha hecho eterno. En ese sentido hay también en el equipo una sensación de liberación, de alivio.

–Al menos, se han adaptado bien a la nueva piragua.

–La nueva piragua ha reaccionado de maravilla. Hicimos muchos estudios del tema del peso, de colocación, y estudiando mucho con Lelo, el fabricante portugués.

–Muchos deportistas se han quejado del calor. ¿Lo han sufrido mucho?

–Nosotros no tanto, al menos en competición, porque en realidad son pruebas cortas. Sí lo hemos notado más entrenando, cuando estás más de una hora fuera sí que aprieta.

–¿La medalla da carpetazo a la polémica por la selección de los componentes del equipo?

–No había vivido nada parecido en mi carrera deportiva. En tantos años de trayectoria he encontrado gente con diferente personalidad, distintos egos y distintas reacciones ante victorias y derrotas, pero nada como esto. En definitiva, hemos topado con un problema interno que hizo mucho ruido y ningún bien al piragüismo, pero el proyecto salió adelante y eso es lo importante. Lo bueno es que ahora se hable de alegrías y premios y no de polémicas.

–El piragüismo asturiano madrugó y vibró con su final. ¿Qué impacto cree que puede tener la nueva medalla para este deporte en la región?

–Hemos recibido muchísimos mensajes del piragüismo asturiano, que se ha volcado. Estamos súper alegres por ello. Espero que esto cree afición, que hayan disfrutado de la carrera y que sirvamos de motivación para luchar por sus sueños.

–Hablaba antes de Teresa Portela, plata olímpica por primera vez, en el K-1 200, después de 15 medallas mundiales y 17 europeas a lo largo de 20 años en la élite. ¿Ha sido la gran noticia del piragüismo español?

–Teresa Portela tiene más mérito que nadie y disfruté su medalla como la mía, después de lo que he vivido con ella todas estas décadas. Además, mi posición es mucho más sencilla que la suya. Ella viene de quedar cuarta, cuarta, quinta... hay que ser moralmente muy fuerte para seguir ahí. Es una leyenda y me alegro una barbaridad.

–El piragüismo es el deporte que más medallas ha aportado a la delegación española estos Juegos, tres. ¿Qué lectura tiene eso?

–Para el piragüismo como federación es muy importante que sea la que más medallas aporta al deporte español, es motivante y nos anima a seguir peleando. Pero esto no es una pelea entre federaciones, estamos deseando que todos tengamos éxito como españoles, nos da igual quién lo consiga. Todos nos alegramos de los logros de los compañeros y esperemos que siga.

Compartir el artículo

stats