01 de abril de 2018
01.04.2018

Internacionalismos 1848 - 2018

El Centro de Documentación y Solidaridad con América Latina y África (CEDSALA) celebró el pasado 9 de marzo sus 40 años

01.04.2018 | 11:57

El Centro de Documentación y Solidaridad con América Latina y África (CEDSALA) celebró el pasado 9 de marzo sus 40 años -de Internacionalismo popular indicaba el cartel-, con una conferencia de Marcos Roitman titulada La Solidaritat internacionalista: Perspectiva històrica i reptes actuals.

En el acogedor local de CEDSALA en la calle Roger de Flor en València, abarrotado con gente de varias generaciones, creencias y procedencias, el sociólogo y politólogo nacido en Santiago de Chile en 1955, exiliado en España en 1974 y profesor en la Universidad Complutense de Madrid, hizo un recorrido de las luchas populares en América Latina en la segunda mitad del siglo XX, con énfasis en la lucha armada y detalle en la Revolución Sandinista (1978-1990) y las guerrillas en Centroamérica, al calor de las cuales surge CEDSALA y otros colectivos de solidaridad política en toda Europa.

FORO es la revista de la Fundación Foro Nacional por Colombia que se edita en Bogotá con la dirección de Jaime Zuluaga y Fabio Velásquez. En la Edición 91 (abril de 2017) se publicó de forma excepcional a su línea editorial un relato en construcción que busca combinar análisis político y testimonio personal. El escrito, titulado Colombia-España 1978-2018, Una mirada parcial, proactiva, y propositiva. Proceso de Paz, 15M y Multipartidismo, insiste en el llamado a las fuerzas de izquierda, democráticas y de progreso en ambos países (con elecciones en 2018 y 2019), a acordar programas de mínimos para gobiernos que atiendan temas sociales prioritarios (en salud, educación, I+D+I y medio ambiente), con horizonte de máximos. Por ello termina con Ciudadanas/os del planeta, uníos, actualización de la consigna que cierra el Manifiesto Comunista redactado por Karl Marx y Friedrich Engels por encargo de la Liga de los Comunistas, publicado en Londres en febrero de 1848.

Las históricas manifestaciones feministas en más de 100 países -con España como epicentro- del 8M; las que vienen realizando las/os pensionistas y que anuncian seguir a pesar de las migajas ofrecidas por el gobierno en unos inciertos presupuestos electorales; y las multitudinarias protestas estudiantes, Marchas por Nuestras Vidas, en centenares de ciudades y pueblos de EEUU, son coloridos vislumbres de que la primavera de este año -a los 50 de la francesa, los 7 de la árabe y los 6 de la valenciana- se perfila con plazas colmadas de ciudadanas/os de todas las edades y con más razones y esperanza que indignación, como el 15M de 2011 en España, seguido del Ocuppy Wall Street (OWS) en Nueva York.

Como las primaveras de 2018 tendrán similitudes y diferencias, con adecuados y calificados tiempos y espacios de análisis, en estas líneas me limito a plantear a Roitman y a otros politólogos especializados en el movimiento guerrillero (algunos/as en política activa en Colombia y en España) las preguntas formuladas a Darío Villamizar, ex-integrante del M19, colega de Roitman y escritor, en la presentación del libro Las guerrillas en Colombia. Una historia desde los orígenes hasta los confines, el pasado 4 de octubre en València:

¿Cuándo se tendrá el balance crítico y autocrítico de las luchas armadas en Colombia y América Latina y su impacto en los movimientos sociales (obrero, campesino, estudiantil y ciudadano), con pérdidas y ganancias, maleficios y beneficios de unas y otros?

Si el internacionalismo proletario del siglo XIX se refiere a una clase como vanguardia de la sociedad, y el popular (del XX) amplía su ámbito a las vanguardias armadas (policlasistas) en el tercer mundo ¿Acaso el internacionalismo del XXI no es el ciudadano, entendiendo por ciudadanía el concepto que difunde OWS, del 99% frente al 1% de hipercapitalistas reconcentrados?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook