22 de junio de 2019
22.06.2019

La otra cara de la maternidad

22.06.2019 | 19:42
La otra cara de la maternidad

He leído que el número de nacimientos ha descendido un 40 % en España en la última década. ¿Qué está pasando? Tener hijos es una cuestión de convencimiento, jamás debe ser precepto de imposición. Las costumbres dejan de ser costumbres, en el momento que el ayer, no contiene la esperanza del hoy. Cuando yo era joven, todas las mujeres que me rodearon, me leyeron (a su manera) el capítulo de la maternidad; con los años me di cuenta que en aquella época todo era lectura de costumbre sin un ápice de pensamiento. Ser madre es bonito, por supuesto, pero también es muy jodido. No, nos engañemos, las pasiones al principio tienen apariencia de arco iris, y de la noche a la mañana se convierten en tormenta. Y ahí empieza la tortura de muchas mujeres: sacar solas a sus hijos adelante. Junto a la abundancia económica las angustias tienen otra cara. Pero desafortunadamente no todas las mujeres que se quedan solas con los hijos lo tienen fácil... Sé de muchas mujeres alegres que al ser madres conocieron la tristeza. ¿Saben? En el momento que algo nos arroja a la exclusión se firma un acuerdo con la desgracia. Muchas mujeres, al ser madres, han sido despedidas de sus trabajos; un porcentaje algo han tenido que asumir la maternidad en solitario; separaciones y divorcios que no han sido acuerdo de nada, ni tan siquiera del cariño, que es gratis.

En otras épocas ser madre era la estrecha unión entre el matrimonio y la conformidad. Acuérdense de las frases de marras, "fulanita quedó pa'vestir santos", si le ponemos unas gotitas de sal y ablandamos cada palabra de la frase, la lectura sería "fulanita no sé casó, vaya desgraciada". Creo, por supuesto, opinión subjetiva, que afortunadamente a día de hoy las mujeres ya no se deshacen en lágrimas por no casarse, al contrario...

Las estadísticas muestran datos, el pensamiento muestra razones, dejemos de ser ridículos contenidos en el prejuicio, y hablemos con naturalidad de todo: a veces, los conceptos proceden de falsas creencias que en su momento fueron idealizados. Pero a día de hoy, por lo visto no.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook