04 de junio de 2020
04.06.2020
Levante-emv
Tribuna

Todos los días han de ser el Día del Medio Ambiente

04.06.2020 | 22:09
Todos los días han de ser el Día del Medio Ambiente

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Esto lo debemos de recordar con mucho ahínco -diariamente-, para saber que debemos proteger a nuestro planeta así como a las especies animales que habitan en la biosfera: (conjunto de los seres vivos que ocupan la superficie de nuestro planeta).

Hablando de fauna ibérica, recordemos al ave rapaz águila imperial ibérica, cuya denominación científica es Aquila heliaca adalberti, subespecie exclusivamente ibérica. El término científico subespecie significa: cada uno de los grupos que dentro de una especie reúnen a los individuos que tienen características comunes. Esta especie está amenazada de extinción. Todas las aves rapaces diurnas y nocturnas, están protegidas por la ley, y amenazadas de extinción. También el águila real (Aquila crysaetos), cuyo nombre científico significa «color dorado». La gran emperatriz alada. Un ave preciosa, maravillosa. Con esos ojos pulidos tan brillantes y esa membrana nictitante que posee en los ojos un tercer párpado (del latín nictare, parpadear) que sirve de protección al ojo de las agresiones externas sin perder visibilidad. Es una característica fisiológica propia de ciertos animales.

El lince ibérico (Lynx pardinus) es el mamífero felino más amenazado del mundo. Pero se está recuperando gracias a un programa científico multidisciplinar. Tanto es así que se está pensando en repoblarlo por la Comunidad Valenciana. Esta especie necesita un buen hábitat tupido de matorral ya que tiene mucho refugio en él. Por lo que me he percatado en mis avistamientos por la naturaleza, en la Comunidad Valenciana hay abundancia de lagomorfos, término científico que etimológicamente viene del griego y que significa, forma de liebre (conejos). Sería un buen espectro trófico para una futura repoblación del lince ibérico en nuestra Comunitat.

La aves insectívoras son especialmente beneficiosas por las ingentes cantidades de insectos que ingieren. No obstante, hay que dar hoy en día una mala noticia, el gorrión común (Passer domésticus, que significa pájaro doméstico) está en regresión. Según he observado por la ciudad de Valencia, se encuentra en algunas zonas aisladas. Es un passeriforme (forma de gorrión). Es un ave canora (que canta). Tiene una siringe (aparato fonador) muy bien desarrollada que está ubicada en la base de la tráquea. Carece de cuerdas vocales a diferencia de los mamíferos.
Cómo enamorado de los animales, el fenómeno de la desaparición progresiva del gorrión común no está explicado lo suficiente, no se sabe muy bien el porqué. Hay factores como por ejemplo el ataque de las urracas (Pica pica) o del cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), pero no es un fenómeno exclusivo de España. La primera ciudad que comenzó a estudiar a fondo la regresión del gorrión común fue Londres. Y bueno, es muy fácil decir que la causa quizás haya sido la contaminación. Parece ser que es una verdadera suma de factores, porque antes cuando se iba por una carretera rural y veías un grupo de gorriones, a la curva siguiente o al pasar la loma, de inmediato había un pueblecito. Esta rarefacción de gorriones es un problema preocupante, no solo por la parte cultural o científica, sino también porque se trata de un indicador ecológico; cuándo algo falta que es habitual en un ecosistema, es que algo está pasando.

Por otra parte, los hábitat de los ríos y los lagos deben ser conservados por la biodiversidad que albergan. Los anfibios anuros desprovistos de cola (ranas y sapos) y los anfibios urodelos provistos de cola (tritones y salamandras) están protegidos. Son bioindicadores de la buena calidad de las aguas.

Estamos destruyendo la Tierra con la contaminación existente. Todos debemos concienciarnos en la conservación del planeta y de la biosfera. A mucha gente le gusta gozar del entorno natural que nos rodea, pero luego no lo conserva bien. Por si no fuera suficiente con todos los restos de desperdicios de consumición que se vierte a los mares, ríos, playas y un largo etcétera de lugares, faltaban los microplásticos, guantes y mascarillas que se vierten sin ningún escrúpulo debido al incivismo reinante de la especie Homo sapiens (hombre sabio) que solo usa su inteligencia para pensar en sí mismo y en ir al bar. Nada más.

Botes de pintura vertidos al mar en los que las focas introducen la cabeza en busca de alimento, del que luego no pueden retroceder, quedando asfixiadas. Las tortugas marinas, como la Caretta caretta que fagocita bolsas de plástico blancas creyendo que son medusas (cnidarios, del griego ortiga) son animales diblásticos (con forma celular inmadura) pereciendo por ello.

Hace poco colaboré para limpiar el Parque Natural de la Albufera de Valencia, y sacamos máquinas de coser, neveras y demás desperdicios. Es vergonzoso que todavía sucedan estas cosas tan indignas.

He impartido -y sigo impartiendo- cursos sobre educación ambiental, en colegios e institutos. Me gusta difundir y educar sobre esta disciplina a los alumnos para que el medio ambiente sea respetado. Sigo impartiendo esta disciplina en centros escolares mediante material didáctico como son las diapositivas pendrive.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook