17 de mayo de 2019
17.05.2019

Las fincas con piscina en la terraza irrumpen en las calles de Alzira

Las primeras tres grandes promociones que se proyectan tras la crisis contemplan una infraestructura recreativa en la cubierta - Las dos primeras ya han solicitado la licencia de obras en el ayuntamiento

16.05.2019 | 22:26
Las fincas con piscina en la terraza irrumpen en las calles de Alzira

Las primeras promociones de viviendas después de más de una década en que el sector de la construcción ha visto limitada su actividad en Alzira a unifamiliares y reformas -las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la crisis posterior han perdurado en el tiempo- están a la vuelta de la esquina y, con ellas, irrumpe en Alzira un tipo de edificio con piscina en la cubierta inédito en la ciudad. El Ayuntamiento de Alzira ya tiene sobre la mesa la solicitud de licencia para el complejo bautizado como Residencial La Ermita, una promoción con 35 viviendas que impulsa el Grupo Llopis en el sector Huerto de Galvañón, como ya adelantó Levante-EMV, y también una instancia similar de una promotora que proyecta la construcción de 50 pisos en el solar ubicado en la confluencia de la plaza 1 de Mayo con la avenida del Parc, según ha revelado a través de las redes sociales el concejal de Gestión Urbanística, Fernando Pascual.

Se trata en ambos casos de proyectos diseñados por el despacho del arquitecto alcireño Quino Bono y los dos cuentan con piscina en la terraza como gran novedad. Seguirá los pasos del Grupo Llopis y de la promotora Inmoglaciar otro fondo de inversión, White Investing, que ultima un proyecto de las mismas características con 29 viviendas y piscina en la terraza -salido también del despacho de Quino Bono- en el sector de expansión urbana que se desarrolla a los pies de la Muntanyeta. En este caso, no obstante, todavía no se ha solicitado la licencia de obras al ayuntamiento.

«Se reactiva el sector»

La inversión de los promotores en estos tres proyectos residenciales se eleva por encima de los siete millones de euros. El concejal de Gestión Urbanística presentó ayer la solicitud de la licencia de obras para las dos primeras promociones como un ejemplo de reactivación del sector de la construcción tras una larga etapa en que el ayuntamiento no ha concedido ninguna licencia para nuevos bloques o edificios.

«Se trata de las dos primeras grandes promociones que habrá en Alzira después de la crisis», comentó el edil, que cifró en torno a cinco millones de euros la inversión privada derivada de los dos proyectos que han entrado ya en el ayuntamiento. «Se reactiva la construcción y también se reactiva la generación de empleo en uno de los sectores más castigados por la crisis económica de los últimos años», incidió.

El edil comentó que ha manifestado a los promotores la disposición del Ayuntamiento de Alzira a dar todas las facilidades «dentro de la legalidad» y reivindicó que los cambios realizados en el departamento que dirige han mejorado la gestión. «Estos proyectos son un signo de reactivación, estamos satisfechos por ello, y también quiere decir que se están haciendo las cosas bien en el ayuntamiento», reivindicó.

Cabe señalar que la comercialización del Residencial La Ermita comenzó el pasado verano con la perspectiva del promotor, la firma alcireña Llopis, de arrancar las obras en la primavera de 2019. El proyecto contempla la construcción de un bloque con 35 viviendas divididas en tres escaleras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook