25 de mayo de 2019
25.05.2019

El PP denuncia amenazas de una funcionaria de Real para influir en el voto

? La formación asegura que la empleada pedía el sufragio para una familiar a cambio de mantener subvenciones y prestaciones sociales

24.05.2019 | 21:51

El Partido Popular de Real denunció ayer en el cuartel de la Guardia Civil de Llombai una serie de presuntas amenazas realizadas por una empleada municipal. Éstas, según figura en el atestado, se habrían llevado a cabo con el único objetivo de condicionar el libre ejercicio del derecho al voto de cara a las elecciones municipales que se desarrollarán mañana.

Antonio Sala, en representación de su partido, se personó en las dependencias de la Benemérita para denunciar dichas irregularidades. Según su versión, una trabajadora del ayuntamiento habría realizado una serie de amenazas tanto hacia integrantes de su partido como a otros vecinos de la localidad con la intención de influir en el voto.

Sala manifestó que la funcionaria profirió algunas de esas emanazas a personas de avanzada edad, pero también a otras que perciben algún tipo de subvención por parte de la corporación municipal. Como parte de su intimidación, y siempre según se recoge en la denuncia presentada ante la Guardia Civil, la trabajadora municipal habría amenazado a dichas personas con la posibilidad de que se les retirarían las pagas que reciben o que dejarían de recibir algunos de los servicios sociales que normalmente se presetan en sus respectivos domicilios, como la limpieza. Todo ello, con una firme intención: captar votos para la candidatura de una familiar que en la actualidad forma parte del ejecutivo local. En el caso de las amenazas a otros políticos, se acusa a la denunciada de haber amenazado a una de ellas, nuevamente con retirarle una subvención municipal, por el mero hecho de presentarse en una candidatura contraria.


Sobres con diez euros

El popular también aseguró en su denuncia que esta situación ya se produjo en las elecciones de 2015 y que la empleada habría utilizado su vehículo particular para desplazarse a los domicilios de personas con movilidad reducida para recogerlos «con la excusa de acompañarlos a ejercer el libre derecho al voto, abonándoles con un sobre diez euros a cambio de su voto».

De hecho, aportó en su denuncia el testimonio de un vecino de la localidad que, en las pasadas elecciones municipales, se plantó frente a la mesa en la que debía dejar el sobre con su sufragio y que se plantó frente a sus integrantes antes de meter el sobre en la urna para dejar constancia de que dicha empleada municipal le había «sobornado», dándole diez euros a cambio de su voto. Asimismo, Sala incidió en que aquello se podía consultar en el acta de la mesa B, ya que su presidente tomó nota de lo que el individuo explicó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook