Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los plazos y el coste están todavía por definir

El estudio defiende que su labor es «aprender de las formas locales para unir lo antiguo y lo actual»

La propuesta presentada por los arquitectos sevillanos al concurso resulta visualmente muy atractiva. Para los más conservadores, puede que incluso rompedora. No obstante, ellos tienen claro que, de llevarse a cabo su proyecto, no resultará tan disonante con el discurso urbanístico de la ciudad como pueda parecerle al ojo inexperto: «Desde nuestra oficina pensamos que la mejor manera de intervenir y regenerar núcleos históricos deteriorados es ofreciendo una continuidad con las preexistencias locales. Así nuestra labor se basa en aprender de las formas locales, los materiales, y la construcción tradicional para proponer nuevos modelos arquitectónicos. La propia historia local sirve de hilo conductor entre lo antiguo y lo actual», destacan al respecto Jiménez y Linares.

La gran incógnita permanecerá sin respuesta, por el momento. Será un proyecto de grandes presupuestos, de eso no cabe ninguna duda. Pero también supone una intervención que el propio consistorio admite se deberá desarrollar en varias legislaturas. Para los arquitectos sevillanos, es el propio ayuntamiento el que debe valorar la inversión que quiere realizar «y, en consecuencia, las etapas y plazos marcados para cada meta». «El proyecto necesita de un estudio de detalle para poder ofrecer cifras más exactas, pero en cualquier caso la propuesta se adapta a los parámetros establecidos por Urbanismo», concluyen.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats