Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Barxeta llega más lejos que nunca

El ayuntamiento reclama la ampliación del cauce para reducir el alto nivel de riesgo

Labores de limpieza del barranco impulsadas por la CHJ que se iniciaron la semana pasada. | LEVANTE-EMV

Labores de limpieza del barranco impulsadas por la CHJ que se iniciaron la semana pasada. | LEVANTE-EMV

El barranco de Barxeta se ha convertido en un auténtico azote durante los episodios de fuertes precipitaciones. Es temido en todas las poblaciones por las que transcurre (La Pobla, Carcaixent y Alzira) y en el último temporal del 5 de noviembre llegó más lejos que nunca en Rafelguaraf. Se desbordó hasta dejar incomunicado el municipio e inundar calles y plantas bajas que no se recordaban con tanta agua. El ayuntamiento pedirá mañana la declaración de zona catastrófica y reclamará inversiones para que se amplíe el cauce y se eviten nuevas situaciones de emergencia.

La inundación de Rafelguaraf producida a principios de mes era la segunda que se registraba en lo que llevamos de año. Hace diez meses, el 21 de enero, el núcleo urbano quedó aislado durante dos horas por el desbordamiento de los barrancos de Barxeta y del Racó, que también anegaron diferentes calles. Los bomberos incluso tuvieron que auxiliar a una mujer de 92 años que se puso «muy nerviosa» al ver entrar el agua en su vivienda. El Consorcio Provincial situó en medio metro el nivel de la inundación.

Por tanto, en Rafelguaraf llueve sobre mojado, y las consecuencias de los desbordamientos provocados por los barrancos que se nutren del agua recogida en las amplias extensiones montañosas del Realenc son cada vez peores. El Pinar dels Frares provoca una auténtica torrentera aguas abajo que rebasa la capacidad del Barranc del Barxeta hasta inundar extensas superficies agrícolas y urbanas.

La subida del nivel del agua incomunicó Rafelguaraf el pasado 5 de noviembre al inundar los dos sentidos de la circulación de un tramo de casi tres quilómetros de la carretera CV-571. La alcaldesa del municio, Rafaela Aliaga había solicitado, tras los incidentes de enero, la limpieza del cauce, pero la Confederación Hidrográfica del Xúquer demoró los trabajos. En esas condiciones, la suciedad taponó en muchos tramos el desagüe natural y agravó las consecuencias del desbordamiento.

El efecto barrera provocado por el arrastre de sedimentos y la gran cantidad de vegetación que se acumulaba en el cauce contribuyeron a empeorar la situación, que ya era grave ante la torrencialidad desatada por el temporal, que descargó altísimos registros de lluvia en apenas dos horas. Desde las diez a las doce de la mañana del 5 de noviembre el barranco permaneció desbordado.

«El agua entró en calles donde nunca se había visto», destaca la alcaldesa, que tardará en olvidar la angustia que sintieron tantos vecinos al confirmarse que también habían quedado incomunicados al inundarse los accesos al municipio. «Lo ideal sería que se ampliaran los barrancos, que son demasiado estrechos para soportar tanto caudal», sostiene la alcaldesa, que cifra en 200.000 eutos los daños provocados por la inundación, según la primera estimación de daños realizada por los técnicos del ayuntamiento.

La limpieza del cauce llega, pero demasiado tarde

La Confederación Hidrográfica del Xúquer inició la semana pasada la limpieza del Barranco de Barxeta. La población considera que esta intervención, que se reclamó tras el temporal sufrido a finales de enero, llega tarde. La propia alcaldesa, Rafaela Aliaga, lamentó el retraso. Y las críticas y reproches contra esa tardanza se han extendido por las redes sociales al considerar que se trataba de una iniciativa indispensable para aminorar los efectos de las inundaciones.

Alzira y l’Alcúdia también piden ser zona catastrófica

Alzira, l’Alcúdia y Rafelguaraf van a tener aprobada esta misma semana la solicitud de declaración de zona catastrófica para que el Gobierno Central habilite una partida de ayudas para reparar daños y ayudar a los afectados. Todos los partidos políticos municipales alcudianos (PSPV, PP y Compromís) lo votaron en la noche del martes, en el caso de la capital de la comarca también hubo unanimidad anoche y los ediles rafelguareños tienen previsto resolver este trámite mañana.

La corporación municipal de l’Alcúdia instó a la Delegación de Gobierno en la Comunitat Valenciana a declarar zona afectada gravemente por una emergencia de Protección civil [denominación que recibe vahora la zona catastrófica] las localidades de las comarcas de la Ribera, la Safor y l’Horta que sufrieron especialmente el episodio de lluvias de los días 4 y 5 de noviembre y las inundaciones que se sucedieron. La propuesta fue aprobada por unanimidad de los tres grupos del consistorio: Socialista, Popular y Compromís por l’Alcúdia.

El pleno municipal de Alzira aprobó anoche la misma solicitud y también en este caso la propuesta de la alcaldía se aprobó por unanimidad. La petición apenas generó debate. Únicamente intervino uno de los portavoces del Partido Popular, Enrique Montalvá, quien recriminó a la primera autoridad municipal que esperara una petición comarcal inviable.

Compartir el artículo

stats