Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los dos concejales de Cs en Alzira acabarán la legislatura en el partido

"No vamos a fallar a la gente que ha confiado en nosotros"

Miguel Vidal y Clara Aledón.

Miguel Vidal y Clara Aledón.

La convulsión que vive Ciudadanos desde que la presentación de la moción de censura en la Comunidad de Murcia provocara un terremoto en la política nacional, con la convocatoria de elecciones en Madrid a la que ha seguido un goteo de deserciones, no afectará al grupo municipal de Alzira, al menos, de momento. Tanto el portavoz de la formación naranja en el ayuntamiento, Miguel Vidal, como la concejal Clara Aledón manifestaron ayer su voluntad de continuar realizando la labor de oposición bajo el paraguas de Cs hasta el final de la legistura por el compromiso asumido con los votantes.

«Lo que ha pasado en Murcia y Madrid ha pasado, pero nuestro compromiso y nuestro color es Alzira», comentó ayer Aledón, mientras Vidal defendía que, como concejales, ambos tratan de hacer «municipalismo y no política nacional». «No vamos a fallar a la gente que ha confiado en nosotros, vamos a seguir como el primer día, ejerciendo una oposición constructiva y fiscalizando las acciones del equipo de gobierno», incidió la edil, mientras su compañero de grupo señalaba que solo en el caso de que la dirección del partido tomara una deriva inasumible se plantearían «abandonar la marca, el proyecto y todo», si bien esa opción no la contemplan en estos momentos. El portavoz municipal indicó que el colectivo de Alzira permanece «muy unido» y señaló que, a raíz de este último tsunami, nadie le ha comunicado su intención de dejar el partido.

«La falta de estrategia y de comunicación que se ha producido en Murcia no me ha gustado, en mi caso, hubiera preferido que fueran a la oposición», comentó Vidal en relación a la moción de censura presentada por Ciudadanos con el PSOE, que finalmente no prosperó al fracturarse el propio grupo parlamentario de la formación de Inés Arrimadas. La maniobra, no obstante, ha tenido una repercusión directa en la política estatal que incluso ha provocado la marcha del Síndic de Ciudadanos en las Corts Valencianas, Toni Cantó. En el ámbito comarcal, destaca la reacción de la concejal de Carcaixent Mónica Amorós, que ha abandonado las filas de Cs para pasar al grupo de concejales no adscritos.

Vidal y Aledón descartaron que algo así vaya a suceder en el Ayuntamiento de Alzira. «Seguimos igual, comprometidos con nuestros votantes y trabajando por y para Alzira», incidió la edil, que descartó su regreso al Partido Popular, formación en la que militó antes de incorporase a las filas del partido que entonces encabezaba Albert Rivera. Vidal, que también tiene un pasado en el PP, al que llegó a representar como concejal, aseguró no haberse planteado un posible regreso. «Sinceramente, no lo pienso», aseguró.

Compartir el artículo

stats